Brianna nació con Síndrome de Wolf- Hirschhorn, una enfermedad que afecta varios órganos y que causa retraso en el crecimiento y desarrollo del paciente, además genera discapacidad intelectual y convulsiones.

La pequeña Brianna era completamente dependiente, no aprendió a comer sola, ni a hablar ni a caminar, pero lograba comunicarse a través de las expresiones de su rostro y los sonidos.

Solía arrugar su nariz cuando quería expresar que sentía feliz, y se mostraba complacida si le tomaban una foto.

Ella asistía a una escuela de béisbol en la Liga Milagrosa de Fox Valley, un equipo para niños con discapacidades físicas y cognitivas, le apasionaba disfrutar de esta actividad.

Aparentemente Brianna tenía una vida feliz, pero el pasado 29 de mayo de 2017 las autoridades policiales de Appleton hallaron su cuerpo sin vida acurrucado en su cama con un viejo pañal que pesaba más de medio kilo.

Los investigadores comprobaron que murió por negligencia, su estado físico se habría ido deteriorando conforme pasaban los días en los que no recibía ningún tipo de atención. Brianna no fue alimentada, ni aseada durante un período prolongado de tiempo.

Se presume que murió el 24 de mayo aproximadamente pero su muerte fue notificada días después.

El hallazgo de su cuerpo se produjo cuando la policía visitó la casa que la pequeña compartía con su madre, Nicole Gussert, para asegurarse de su bienestar.

Las autoridades aseguraron que en la casa había un intenso olor a alimentos descompuestos y a desechos humanos, también comentaron que en la vivienda había montones de basura, de platos y ropa sucia y moscas entre los alimentos.

La causa de la muerte de Brianna fue una sepsis que desarrolló tras el maltrato y el abandono que recibió. Las autoridades del condado de Outagamie dijeron que “sufrió una muerte lenta”.

Greg Gussert, el padre de la pequeña comentó que “Nicole no recordaba cuándo fue la última vez que alimentó a Brianna. No recuerda la última vez que le cambió el pañal. No la habían bañado en más de una semana. No la había atendido, ni la habían controlado”.

El tubo de alimentación de Brianna estaba casi vacío cuando hallaron su cuerpo inerte a pesar de que había seis cajas de su fórmula alimenticia en el porche de la casa.

La madre de Brianna les dijo a los agentes que la niña no había asistido a la escuela desde hace meses. Nicole está acusada por negligencia y enfrenta cargos judiciales, uno de ellos por la posesión de anfetaminas. Su abogado, Robert Welygan, alegó que no se ha comprobado su implicación en la muerte de la menor y que todo se trata de “simples acusaciones”.

El padre de la menor declaró que desde que se divorció de su exesposa Brianna vivía con ella porque en su apartamento no había espacio suficiente para colocar la cama ajustable que ella necesitaba.

Antes de la muerte de Brianna él aseguró que junto a su prometida estaba planeando comprar una nueva casa en la que sí podría recibir a la pequeña.

Lamentablemente el día que su hija cumpliría 14 años tuvo que darle el último adiós en medio de sus familiares, quienes usaron camisas de béisbol como un homenaje para la pequeña que tanto disfrutaba este deporte.

A pesar de su condición, Brianna jamás dejó de estar feliz y así será recordada por quienes la querían.

Mientras que su madre está detenida con una fianza de 300.000 dólares y espera ser juzgada.

Independent / People

Es un caso estremecedor, nada podrá recuperar la vida de la pequeña que sufrió injustamente por culpa de su despiadada madre, para sus familiares es un consuelo saber que ella estará tras las rejas y pagará por el atroz crimen que cometió.

Es compromiso de todos condenar el maltrato infantil y denunciar cualquier indicio que veamos a nuestro alrededor. Nuestra advertencia puede salvar la vida de un pequeño inocente. ¡compártelo!