Cuando tenemos niños en casa jamás debemos subestimar el peligro que pueda haber a su alrededor, entre las actividades domésticas a veces es difícil supervisarlos, pero la vigilancia debe ser de forma permanente.

A su corta edad los pequeños no tienen noción del peligro y sin temor alguno pueden exponerse a graves accidentes en solo segundos.

Tal como lo hizo esta pequeña de 5 años en Reñaca, Viña del Mar, Chile, que salió de la ventana de su casa en un quinto piso para jugar. Su madre estaba manteniendo una conversación telefónica y no le prestó atención.

Aprovechando la distracción de su madre, la menor decidió salir a jugar en un sitio extremadamente riesgoso, un grupo de vecinos que se encontraban esperando para ser atendidos en una consulta médica de un edificio adyacente grabaron las aterradoras escenas.

Al percatarse de la situación de inmediato fueron a alertar a la madre avisándole que su hija estaba jugando el borde de la ventana y podría caer al vacío.

No había ninguna medida de seguridad que pudiera evitar un accidente fatal si la menor se precipitaba.

Uno de los testigos del hecho declaró a un medio de comunicación local: “Observé por la ventana que había una menor jugando en una ventana, y no era un balcón, era el borde de una ventana, le dije a otro paciente que nos moviéramos rápido para alertar la situación”.

Así fue como se desplazaron rápidamente al edificio donde vivía la niña, y tocaron la puerta. “Abrió la madre que estaba hablando por teléfono, le señalé que su hija estaba en la ventana, ella la llamó y la sacó”.

“Era cosa de minutos que cayera porque la niña estaba jugando”, agregó.

La menor permaneció allí durante cinco minutos, en caso de que los vecinos no alertaran a la madre habría pasado lo peor.

También se difundió en los medios de comunicación en octubre del año pasado, el caso de una niña de 2 años en Astana, Kazakhstan que estando sola en su casa se dirigió al borde de la ventana para jugar. Fue vista por dos trabajadores de la construcción que reaccionaron de inmediato logrando rescatarla.

LV

Un vecino se hizo cargo de la menor hasta que llegaron sus padres quienes la habían dejado sin supervisión alguna en la vivienda.

Afortunadamente salió ilesa del incidente, pero su experiencia sirve para que otros padres tomen medidas preventivas sobre este tipo de riesgos. ¡Compártela!