Es frecuente que muchos padres confíen en sus hijos mayores para que cuiden de los más pequeños, sin embargo, en algunos casos ser el hermano mayor no significa estar preparado para cuidar de otro.

Algunos padres no lo hacen esperando que el niño de mayor edad se haga cargo, pero cuando están muy ocupados pueden terminar dándole responsabilidades que no deberían tener.

Lo que no debemos olvidar es que un niño cuidando de otro niño puede tener un desenlace fatal.

Y así quedó grabado en un video hecho por una cámara de seguridad ubicada en una calle de China, en el que se puede ver que una niña muy pequeña deja caer a su hermanito por una pendiente al empujar el carrito donde se encontraba el bebé.

El video muestra cómo la niña parece salir de una casa empujando el carro y se detiene justo en el borde de la pendiente, todo parece muy inocente, pero segundos después comienza el caos.

Por alguna razón, ella decide empujar el cochecito que comienza a tomar velocidad rápidamente.

Su madre aparece inmediatamente en la escena y comienza a correr desesperadamente detrás del bebé; todo indicaba que se estrellaría contra un muro, pero algún obstáculo en el piso hizo que girara levemente hacia la derecha.

El carrito perdió el equilibrio y un segundo antes de que la madre llegara para agarrarlo se volteó, dejando que el bebé saliera disparado hacia el piso.

La niña por su parte observaba la escena parada en el mismo punto donde empujó a su hermanito.

Según informes posteriores, aunque el niño cayó con la cara contra el piso no sufrió ningún tipo de lesión. Afortunadamente no pasó de ser más que un susto, aunque se les recomienda a los padres estar más atentos a la hora de dejar a sus hijos solos, porque solo bastan minutos sin supervisión para que ocurra un trágico accidente.

Los niños no saben detectar las situaciones de peligro y un inocente juego puede terminar siendo una tragedia.

Unilad / Youtube

Puedes ver a continuación las aterradoras escenas:

Muchas personas comentaron a través de las redes, que la niña estaba celosa y lo hizo deliberadamente, otros juzgaron a la madre por no estar atenta.

Se trata de un evento que pudo haber sido evitado, pero cualquier madre puede descuidarse unos segundos y los niños no miden las consecuencias de sus actos.

No dejes de compartir esta historia y piénsalo dos veces antes de dejar a tus hijos sin supervisión.