Jessica Gabriela Hernández García tenía 20 años y estaba a semanas de dar a luz cuando desapareció. Nadie supo de ella durante días hasta que el domingo, cuatro días después de su desaparición, encontraron su cadáver pero no el de su bebé.

A Jessica la mataron, le extrajeron su bebé y se lo llevaron con destino desconocido, aunque se cree que también pudo haber muerto.

La joven de 20 años tenía 8 meses de embarazo.

La joven vivía en Tampico, Tamaulipas, México y tenía 8 meses de embarazo cuando el pasado 27 de marzo le dijo a su madre, Alma Delia García Hernández, que se reuniría con una persona que conoció por Facebook que le dijo que le iba a regalar ropa para su bebé.

Cuando no regresó de ese encuentro, su familia comenzó una intensa búsqueda por clínicas, hospitales y dando a conocer su fotografía, pero el resultado fue negativo.

Su familia denunció su desaparición e inició la búsqueda de la joven.

Durante días buscaron a la joven sin poder hallarla, hasta que la Policía obtuvo una pista que los llevó, lamentablemente, a su cuerpo sin vida. No pudieron hallar a su bebé, pero presumen que también habría muerto y estaría en la morgue de un hospital.

El cuerpo de la joven fue encontrado en avanzado estado de descomposición debajo de una cama, embolsada, en una casa de dos pisos donde vivía una familia. Los vecinos le contaron a la Policía que en el departamento vivía un matrimonio y sus tres hijos. El hombre trabajaba “afuera” y la mujer habría estado embarazada.

El cuerpo de Jessica no tenía al bebé.

El pasado día 27, día en que desapareció Jessica, observaron a la hermana de la mujer embarazada salir del lugar con una bebé en brazos, y les habría contado que la mujer había abortado espontáneamente, trayendo al mundo a una bebé muerta. 

Luego se supo que una mujer (no está claro si la hermana o la detenida) llegó al Hospital General de Tampico con la recién nacida en brazos, a donde se presume llegó sin vida. Allí habría contado la misma historia.

Tras una serie de investigaciones, la Policía detuvo al matrimonio señalado como responsable del homicidio de Jessica Gabriela, identificados como Cynthia “N” y su esposo Omar Enrique “N”. Ella la había contactado a través de Facebook para regalarle la ropa de bebé y al encontrarse, la habría matado para quedarse con el bebé.

Este es el matrimonio detenido acusado de asesinar a Jessica.

Jéssica llegó ese día a la casa de la mujer y la pareja desapareció ese mismo día. La mujer, tras matar a la joven y a la bebé, se dirigió al hospital para decir que había tenido un aborto y que la bebé había fallecido. Aunque también se baraja la teoría que su hermana habría sido quien se presentó en el hospital con el bebé muerto.

La pareja permanece detenida y la Policía podría arrestar a su hermana por cómplice. Aún no se conocen los motivos del asesinato o qué pasó con la bebé, pero las investigaciones podrían esclarecer los motivos.

Aún resta conocer los motivos de su terrible asesinato.

Debate.mx

Otro terrible hecho que sacude a México, país en donde la violencia escala cada día. Comparte esta noticia, condenemos este crimen.