Dos enfermeras y una auxiliar de enfermería han sido acusadas formalmente de asesinato después de que saliera a la luz un vídeo en el que fueron sorprendidas riéndose de un veterano de guerra de 89 años.

El anciano previamente había suplicado su ayuda y ellas soltaban indolentes carcajadas frente al moribundo en su cama de hospital, para después fallecer sin haber recibido ninguna ayuda.

El horrible acto de negligencia se llevó a cabo en el Centro de Salud y Rehabilitación del noreste de Atlanta en Georgia, en 2014 por las enfermeras Loyce Pickquet Agyeman, Wanda Nuckles, y la auxiliar de enfermería Mable Turman, en contra del veterano de la Segunda Guerra Mundial, James Dempsey.

Pero fue solo en noviembre de 2017 cuando salió a la luz el video secreto grabado por la familia del veterano.

Wanda Nuckles

Después de que las enfermeras hubieran revelado una versión diferente de los hechos, la verdad se dio a conocer tras hacerse público el vídeo. La familia de Dempsey impuso una denuncia en contra del Centro usando las tomas como evidencia y se lanzó una línea de investigación en torno a los hechos.

La familia había colocado la cámara secreta porque Dempsey, de Woodstock, se encontraba deprimido por los malos tratos recibidos.

Mable Turman

El miércoles pasado los cargos y las órdenes de arresto fueron emitidos para las tres mujeres y fueron enfrentadas a sus propias imágenes. Tras un arduo interrogatorio, reconocieron sus negligentes actos deliberados, que llevaron al asesinato del paciente.

Loyce Pickquet Agyeman

Este es el momento en que las enfermeras fueron interrrogadas

La enfermera Loyce Pickquet Agyeman fue acusada de felonía por asesinato y negligencia a una persona mayor, la enfermera Wanda Nuckles fue acusada de privar a una persona mayor de los servicios esenciales, y la auxiliar de enfermería Mable Turman fue acusada de negligencia con una persona mayor.

Las tres mujeres también fueron acusadas de ocultar la muerte del enfermo del Centro.

En el desgarrador vídeo se escuchan los gritos agonizantes del hombre pidiendo auxilio mientras se burlaban de él.

Se revela el momento en que el anciano desesperadamente enciende la luz de auxilio, a lo que las enfermeras solo respondieron apagándola.

Se puede ver al hombre jadeante, tratando de buscar el último aliento por respirar, pero en lugar de recibir ayuda, solo acomodan su asiento.

“El hombre grita “Ayuda … Ayuda” un total de seis veces antes de que quede inconsciente”.

Cuando finalmente las tres enfermeras lo encuentran sin conocimiento, no le practican RCP.

Una de las enfermeras incluso saca una máscara de oxígeno, pero en lugar de colocarla en la cara de Dempsey, ella la apoya junto a su cuerpo, mientras las tres mujeres se ríen a carcajadas. ¡Es un horror!

En otro momento, se ve a la asistente de enfermería Mable Turman con toda tranquilidad cambiando la funda de almohada en lugar de reanimar a Dempsey.

“El video de la cámara secreta muestra al paciente que sufre de dificultad respiratoria y pide ayuda repetidas veces”, dijo Yvette Jones, vocera de la oficina del fiscal del distrito.

“Poco después de sus llamadas de socorro, la víctima dejó de responder”, dijo.

Los registros estatales muestran que Dempsey pidió ayuda a las 5:28 a.m. Sin embargo, el personal no llamó al 911 hasta las 6:25 a.m., transcurriendo una hora antes de alertar a los servicios de emergencia.

Solo después de que las mujeres se ríen, una de las mujeres coloca la máscara sobre Dempsey y finalmente realiza solo seis compresiones de pecho en un intento fallido por resucitarlo.

11 Alive / Daily Mail / Infobae

Increíblemente, las tres mujeres continuaron trabajando durante casi tres años. Fue solo cuando el vídeo fue enviado a la Junta de Enfermería de Georgia que se les obligó a entregar sus licencias.

Es la situación más indignante que profesionales de la salud, quienes deberían velar por la integridad de un paciente, sean quienes atenten contra la vida de un anciano. Esperamos que todo el rigor de la ley caiga sobre estas mujeres indolentes. No tienen perdón.

Comparte esta impresionante noticia con tus amigos. No podemos dejar de recriminar estas atroces acciones, que no tienen justificación alguna.