Victoria Marinova, de 30 años, era una periodista de origen búlgaro que investigaba un caso de corrupción asociado a fondos de la Unión Europea, en su trabajo investigativo alegaba que aproximadamente entre el 30% y el 40% de los fondos de la UE que recibía Bulgaria para infraestructuras eran desviados.

El pasado sábado de octubre hallaron su cuerpo, fue violada y asesinada, la UE condena el brutal crimen ocurrido en la ciudad de Ruse, las autoridades policiales aseguran que no se ha comprobado que su asesinato tenga relación con su trabajo.

Sophie in ‘t Veld, una eurodiputada liberal relató que la muerte de la Marinova sería el tercer asesinato de un periodista en la UE en el último año.

Recordó que la periodista Daphne Caruana Galizia fue asesinada en octubre de 2017 por un coche bomba.

El pasado mes de febrero fue asesinado un reportero eslovaco, Ján Kuciak.

La periodista búlgara investigaba junto a su equipo la corrupción en los proyectos de infraestructura financiados por la Unión Europea administrados por autoridades del su país.

Marinova trabajaba en un canal de televisión llamado TVN, sus colegas se han mostrado consternados ante la lamentable noticia. La Unión Europea se pronunció para exigir una investigación sobre el caso igual que grupos anticorrupción de Bulgaria.

Los resultados de la investigación de la periodista arrojaron que parte de los fondos recibidos eran desviados y destinados a otras actividades como el pago de sobornos.

Vera Jourova, representante de la Comisaría de Justicia de la UE declaró que seguirá la investigación del caso y ofreció su colaboración junto a su equipo para resolverlo.

“Consternada por el brutal asesinato de Victoria Marinova, una joven periodista búlgara. Seguiré de cerca la investigación, y ofrecerá apoyo a las agencias de la Unión Europea de ser necesario. Espero acciones urgentes para llevar a los responsables ante la justicia y comprobar si el crimen está relacionado con su trabajo de investigación”.

Mientras que el vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans, aseguró que los responsables deben ser juzgados y expresó su admiración por el trabajo de Marinova quien con valentía se pronunciaba sobre los escándalos de corrupción.

El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ por sus siglas en inglés) también se pronunció para condenar el asesinato de Marinova, y alertó sobre la persecución de la prensa libre en Europa.

Martina Kusnírová fue otra periodista asesinada mientras investigaba escándalos de corrupción vinculados al gobierno de Eslovaquia, tras su asesinato se generó una crisis política que tuvo como desenlace la renuncia del primer ministro Jan Fico.

El vocero de Marinova, Tom Gibson, resaltó que ella entrevistó el pasado mes de noviembre a dos periodistas que seguían el caso y que ambos fueron detenidos por la policía de Bulgaria.

Daily Mail / observator.tv

El crimen ha causado una ola de reacciones en la opinión pública, miles de personas y diversas organizaciones han condenado el hecho y exigen justicia. Comparte esta noticia.