El presidente de Estados Unidos Donald Trump, es el protagonista de una polémica tras las presuntas declaraciones que dio a la viuda de un soldado caído en Níger.

Además, el primer mandatario, juzgó a sus predecesores por no comunicarse con los familiares de los soldados que han muerto en combate. El pasado 04 de octubre en Niamey, capital de Níger, fallecieron cuatro soldados al ser víctimas de una emboscada que sufrieron cuando acompañaban a las tropas locales en una patrulla.

 

David T. Johnson, es uno de los cuatro soldados de Estados Unidos caídos Níger este mes, tenía 25 años, y su madre aseguró que el presidente Donald Trump no fue respetuoso cuando llamó a la familia para expresar sus condolencias.

“Les faltó el respeto a mi hijo y a mi hija, y también a mi marido y a mí”, aseguró Cowanda Jones-Johnson en una entrevista que ofreció tras la denuncia la realizó la congresista demócrata, Frederica Wilson donde informó que Donald Trump hizo llorar a la viuda al decirle “Sabía en lo que se había metido, aunque aun así duele”.

La viuda del soldado, es madre de dos niños de seis y dos años y está embarazada, comenzó a llorar en medio de la conversación con el presidente. La llamada se llevó a cabo justo antes de que los restos del soldado llegaran al aeropuerto de Miami, Florida.

La congresista aseguró que ella estaba junto a la familia al momento de la llamada, y relató que el presidente dijo que “el boina verde sabía en lo que se había metido, aunque aun así duele”.

Ella aseguró que no era la única que había oído y se había espantado con sus insensibles declaraciones.

Después de que esta información salió a la luz las redes sociales ardieron, Donald Trump fue objeto de muchas críticas. Ante esto, el Presidente acusó a la congresista a través de su perfil de Twitter, aseguró que “había inventado totalmente” lo que dijo y confirmó que tenía pruebas de ello, le pidió que se retractara.

Pero la madre del militar fallecido declaró que la versión de la congresista era cierta.

Sarah Sanders, es la vocera de la Casa Blanca, y negó que el presidente grabara la llamada, aseguró que había varias personas con él al momento de la conversación, entre ellas su jefe de gabinete, el general John Kelly.

“Quienes estaban en la habitación aseguran que el presidente fue totalmente respetuoso, muy empático, y expresó la preocupación del resto del país”, además, acusó a los medios de comunicación de politizar la tragedia de Níger.

El pasado martes, durante una rueda de prensa, en lugar de aprovechar la oportunidad de exponer el motivo por el que no había hecho declaraciones públicas sobre los cuatro soldados caídos, el presidente comentó que escribió cartas de condolencias para los familiares y que a diferencia de lo que hacían los presidentes anteriores, tenía la intención de llamarlos.

En la rueda de prensa le preguntaron por qué no había contactado a los familiares de las víctimas, y él aseguró que no lo había hecho porque se sentía “muy, muy mal por ello”.

“Las llamadas más difíciles que tengo que hacer son las que hay que hacer cuando pasa esto. Matan a soldados. Es una cosa muy difícil, llega hasta el punto cuando haces cuatro o cinco llamadas en un solo día. Entonces ese es un día muy, muy duro”.

“Si miran al presidente Obama y otros, la mayoría de ellos no hicieron llamadas, muchos de ellos no hicieron llamadas”.

Ese comentario causó revuelo, y nuevamente el presidente fue objeto de muchas críticas.

Pero el día siguiente, Donald Trump, quiso aclarar que el presidente Obama no llamó a su actual jefe de gabinete cuando su hijo falleció en Afganistán en el 2010. El equipo del presidente Obama se pronunció para desmentir esa información, y aseguró que él siempre contactaba con los familiares de los soldados caídos.

Ya son varias las autoridades de Estados Unidos que han atacado al presidente Donald Trump después de que declarara que sus predecesores no llamaban a los familiares de los soldados fallecidos.

Las reacciones no se hicieron esperar, el ex fiscal general Eric Holder le pidió a Donald Trump que “deje de mentir, carajo”, aseguró que él viajó personalmente con el presidente Obama y vio cómo expresó sus condolencias a los familiares de los soldados.

Mientras que la ex vicepresidenta del gabinete de la Casa Blanca Alyssa Mastromonaco dijo que las declaraciones de Trump eran “jodidas mentiras”, además le dijo “animal demente”.

El general retirado Martin Dempsey también recordó que el ex presidente Obama, así como George W. Bush trabajaron sin descanso junto a sus esposas para dar consuelo a las familias de todos los militares fallecidos.

BBC / CNN

¿Qué te parece? Esperamos que a pesar de las polémicas declaraciones, los esfuerzos se centren en consolar a las familias que se enfrentan a tan duro momento. Comparte esta noticia.