Varios vecinos de un barrio, al sur de California, lucharon sin cansancio por 3 meses, por salvar a una angustiada mamá pitbull callejera. Pero ella estaba tan nerviosa tras haber dado a luz apenas 48 horas antes, que haría todo por evitar cualquier contacto humano.

De pronto, todo empeoró cuando se avecinó una terrible tormenta -la peor del año-, así que no dudaron en llamar de inmediato a los rescatistas de «Hope For Paws«.

La desesperada mamá pitbull sin hogar acababa de tener 8 cachorritos

mamá

Después de viajar 3 horas y media bajo el grave temporal, arriesgando incluso su vida en la carretera, los héroes llegaron al lugar para tratar de llevar a la madre y a los bebés a otro sitio seguro.

Te recomendamos llegar hasta el final de esta nota para que veas el vídeo completo de este emotivo rescate…

El equipo de rescate se encontró con un gran matorral que tuvieron que atravesar para llegar a la madre, y meterse en una madriguera.

Pero cuando llegaron a ella, a pesar de que pudo atacarlos o correr por el miedo de ser agredida, en su lugar pareció gratamente sorprendida y agradecida de que la encontraran.

La perrita permaneció quietita donde estaba, probablemente debido a su instinto y a su gran amor y apego hacia sus cachorros.

Cuando uno de los héroes se acercó y puso su mano sobre ella, en un emotivo gesto instintivo y de maternal preocupación, se aterrorizó y comenzó a proteger a sus bebés en su pequeña guarida.

Notaron de inmediato lo asustada que estaba de que les pasara algo malo. Esa era su manera de consolarlos, por lo que jamás se movería de allí.

Así que  uno de los rescatistas comenzó a alimentarla y acariciarla mientras intentó un recurso extraordinario, por demás, conmovedor que increíblemente, dio resultado…

Como si ella realmente entendiera el lenguaje del amor, el hombre decidió entablar una conversación con la madre, susurrándole al oído. Le aseguró que podía quedarse tranquila, que él también era padre y que nada malo le iba a pasar, que ellos estaban allí solamente para ayudar.

Entonces, la mamá perrita, aunque quería confiar en el humano, su instinto de protección por lo que más ama es tan fuerte, que duda. No quiere por nada arriesgar la seguridad de sus bebés. Pero por suerte, poco a poco comienza a ceder y cae rendida ante tanto amor.

Todo porque a su rescatista se le ocurrió decirle que besara a sus bebés uno a uno, mientras él los llevaba a otro sitio seguro. Fue sin duda, la mejor idea, y la madre se aseguró de que estarían a salvo.

Después, lograron ponerle una correa. Pero cuando quisieron ayudar a los bebés primero, ella se desesperó. Así que se acercó a cada cachorro y los lamió. Y solamente cuando se aseguró que cada uno hubiera recibido su beso maternal, ella permitió que los rescataran y metieran a todos en una jaula. Por suerte, todos estaban con vida.

Tras superar la tormenta y estar de nuevo en el refugio, pudieron reunir de nuevo a la madre con los cachorros. Y su alivio de poder acurrucarlos y amamantarlos de nuevo, es algo que deja sin palabras.

Para sellar con nombres que ameritaran tal acontecimiento, llamaron a la madre ejemplar Rainbow. Y sus bebés son: Breezy, Thunder, Raindrop, Misty, Bolt, Flash, Droplet y Stormy. Todos los nombres relacionados con la fuerte tormenta.

¡Qué manera tan extraordinaria de conmemorar este enérgico rescate en la tormenta!

En el vídeo a continuación puedes ver a Rainbow besando a sus cachorros uno por uno mientras son rescatados:

Ahora, tanto la mamá como los cachorros disfrutan de un hogar cálido y seguro donde los aman y los cuidan. El equipo de rescate de Hope For Paws continúa salvando animales que están en peligro o abandonados incluso hoy.

Enhorabuena a estos ángeles que se arriesgaron a tanto por salvar a una madre en apuros. Jamás podrán olvidar la lección de amor maternal que les dio esta criatura de cuatro patas.