Este lunes a las 16:00 horas (hora del Reino Unido), los duques de Cambridge han celebrado la ceremonia religiosa con ocasión del bautizo de su tercer hijo, el príncipe Louis, a sus casi 3 meses de nacido.

La ceremonia tuvo lugar en la capilla del Palacio de St. James, y a diferencia de sus hermanos, ha tenido lugar en la tarde. Contando con la sorpresa adicional de que la Reina Isabel II no estaría presente; esta sería la primera vez en que la monarca se ausentaría de un acto tan solemne y de tal categoría para la familia británica, como el bautizo de unos de los pequeños reales.

Sin embargo, el abuelo paterno del bebé, el Duque de Gales, y la Duquesa de Cornualles,  al igual que los Duques de Sussex acompañaron a los Duques de Cambridge en esta ceremonia tan importante.

También estuvieron presentes los abuelos maternos, Michael y Carole Middleton; sus tíos Pippa Middleton y James Matthews, y lógicamente los seis padrinos con sus respectivas parejas.

El pequeño Louis guarda el quinto lugar en la línea de sucesión al trono británico, y la familia Middleton completa, al igual que amigos de los duques de Cambridge acompañaron a la pareja en el acto.

El príncipe Carlos junto a la Duquesa de Cornualles, han ingresado a la capilla y los pequeños George y Charlotte, muy bien comportados han ingresado de la mano de su padre.

Los duques de Sussex no podían faltar en tan magno evento y Meghan Markle ha lucido un vestido en color verde militar de Ralph Lauren con una pamela de Stepehen Jones.

El personaje principal de la ceremonia iba plácidamente dormido en los brazos de su madre, luciendo una auténtica réplica del histórico faldón usado por generaciones en la familia real, convirtiéndose en el octavo miembro en portarlo.

El faldón de Louis de Cambridge fue realizado con un fino encaje de Honiton (una pequeña ciudad del suroeste de Inglaterra), forrado de satén blanco. La pieza original se confeccionó en 1841 para el bautizo de la princesa real Victoria, hija mayor de la reina Victoria.

Este traje se ha usado para todos los bautizos reales, incluido el de Isabel II, sus hijos y sus nietos. Para conservar la pieza original para la posteridad, la Reina encargó a su modista, Angela Kelly, una copia.

El príncipe George el día de su bautizo en 2013

Cuenta con las mismas dimensiones, específicamente en el faldón, además de tener el mismo cuello y hasta un moño idéntico, manteniendo la misma imagen cuando de bautizos se trata dentro de la familia. El original, se cuenta preservado en privado después de casi dos siglos de uso.

De la misma época, por tradición se usa una pila bautismal que la Reina Victoria mandó a hacer en 1840 previo al nacimiento de su primera hija y que hoy forma parte de las joyas de la corona.

Instagram

Además, el agua que se usó para bautizar al Príncipe Louis vino directamente desde el Río Jordan, en donde según la tradición judeocristiana, Jesús fue bautizado por Juan el Bautista.

Después de la ceremonia, todos los invitados se han dirigido a Clarence House, residencia oficial de Carlos de Inglaterra y la Duquesa de Cornualles, para disfrutar de una tradición británica típica, la hora del té. Han acompañado con uno de los 17 pasteles de fruta individuales que formaban de la tarta nupcial, de ocho alturas, que Guillermo y Catherine eligieron para su enlace, el 29 de abril de 2011.

Nos alegramos que principe Louis ya haya sido recibido dentro de la Iglesia. Larga vida para este heredero al trono en su primer acto oficial, el primero de muchos más.

No dejes de compartir este emotivo momento con tus amigos.