Se está ejecutando la segunda fase del operativo de rescate para sacar a los niños que se quedaron atrapados en la cueva Tham Luang en Tailandia junto a su monitor de fútbol el pasado 23 de junio.

El día de ayer fue la primera jornada que concluyó con éxito en horas de la noche y en la que fueron rescatados cuatro niños.

Hasta ahora han logrado sacar de la cueva a cuatro niños más que han sido trasladados de inmediato a un centro hospitalario. Los familiares todavía no han podido tener contacto con ellos para prevenir que contraigan enfermedades infecciosas, permanecen en aislamiento por la debilidad de su sistema inmunológico.

A pesar de no tener contacto físico con ellos, sus seres queridos sí los han podido ver a través de un cristal. Todos los niños rescatados permanecen ingresados en el hospital público de Chiang Rai para evaluar su estado de salud.

Prayuth Chan Ocha, primer ministro del país informó que el rescate de los niños restantes y de su entrenador se llevará a cabo a la brevedad posible y de la manera más segura.

La segunda etapa del operativo de rescate podría ser más rápida gracias a las óptimas condiciones que halló el equipo de salvamento dentro de los túneles.

El día de ayer fue necesario suspender el rescate durante 14 horas para reponer las bombonas de oxígeno comprimido empleadas para evacuar a los niños y comprobar las partes inundadas del interior de la cueva.

Narongsak Osatanakorn, el gobernador interino ofreció declaraciones a los medios de comunicación y dijo: “Las condiciones siguen siendo tan buenas como las de ayer”

“La fuerza de los chicos, el plan: hoy estamos tan preparados como ayer y lo haremos más rápido porque le tememos a la lluvia”, agregó.

Los buzos que participan en las labores de rescate deben hacer un recorrido de cuatro kilómetros desde el lugar donde los niños permanecen atrapados hasta la salida.

Para los jóvenes que han estado durante más de dos semanas sobreviviendo en la oscuridad y con mala nutrición es todo un desafío salir en esas condiciones. Sobre todo porque la mayoría no sabe nadar ni bucear.

Nattawoot Thakamsai, también llamado Tle, sufre de asma y rescatado de la cueva el domingo.

Monhkhol Boonpiam, de 13 años, conocido como Mark, fue el primero en salir

Durante estos días han recibido un intensivo entrenamiento para que sean capaces de permanecer tranquilos y sumergirse a través de estrechos túneles en aguas muy turbias y oscuras.

Prajak Sutham, conocido como Note, también fue rescatado el domingo

Afortunadamente siguen llegando buenas noticias, quedan pocas horas para que concluya este extraordinario operativo en el que han participado más de mil efectivos desde la búsqueda de los 12 niños y su entrenador.

Pipat Bodhu, de 15 años, alias Nick, fue el último en salir

Daily Mail

Ahora el equipo de rescate integrado por 18 buzos se encarga de sacarlos de la cueva poniendo todos sus conocimientos y esfuerzo para obtener los resultados esperados. Comparte esta noticia.