Un hombre fue detenido en una carretera de Calabria, nada serio, solo una inspección de rutina; sin embargo, el oficial que detuvo al hombre notó que el hijo del conductor se hallaba bastante sucio y con ropa vieja y gastada, por lo que comenzó a tener sospechas y exigió hablar con la madre de la criatura.

La policía se trasladó a la vivienda del sospechoso, ubicada en la localidad de Gizzeria, provincia de Catanzaro al Sur de Italia, los oficiales nunca esperaron encontrarse con una escena tan dantesca como la que descubrieron en esa casa.

Con tan solo 19 años, una joven de Rumania llegó a Italia para cuidar de la esposa de un hombre de 40 años, pero la vida de la joven cambió completamente el día que la esposa murió.

Durante 10 largos años la joven estuvo encadenada a una cama donde era constantemente violada y abusada por su antiguo jefe.

Estaba encerrada en un sótano, rodeada de chatarra y alimentos vencidos, ni siquiera contaba con un baño y se veía obligada a utilizar un balde; además, el hombre mantenía la puerta cerrada con cadenas para que ella no pudiese salir.

Eventualmente, después de tantas violaciones, la mujer llegó a dar a luz a dos niños, uno que actualmente tiene nueve años y una niña de tres, todo esto sin haber recibido ningún tipo de asistencia medica durante ninguno de los partos.

No contento con eso, el hombre forzaba a los niños a ver cómo su madre era torturada e incluso obligaba al niño a participar en algunas de las sesiones de tortura.

Al tratarse de una extranjera es factible que nadie hubiese reportado su desaparición y es lamentable pues durante 10 años esta mujer, actualmente de 29 años, tuvo largas noches de desesperación y dolor, en las cuales era sometida a todo tipo de barbaridades.

Es probable que durante ese tiempo haya pensado que moriría en aquel sucio sótano, sola, y que nunca nadie sabría las atrocidades que ese despreciable hombre le había hecho a ella y a sus hijos.

novinite / repubblica

Afortunadamente, cuando las autoridades llegaron a registrar la casa, la mujer y sus hijos fueron llevados rápidamente al hospital para tratar sus heridas mientras que el hombre fue encarcelado bajo cargos de secuestro, violación y violencia familiar.

Realmente resulta impresionante cómo todo esto llego a su fin gracias a una simple inspección vial de rutina, esa es la importancia del trabajo de los oficiales, aunque parezcan básicos.

Denunciar el maltrato es muy importante para salvar vidas y prevenir la impunidad, comparte esta estremecedora noticia.