Amber Schofield, de 24 años, y Ben Proctor, son los valientes padres que decidieron compartir con el mundo cómo la luz de su pequeño Charlie de 5 años, se ha ido apagando desde que hace 2 años le diagnosticaran un hepatoblastoma, un tumor raro que comenzó en el hígado.

Tras no poder vencer a la dura batalla del cáncer, la madre compartió la dura despedida después de que los médicos lo hubieran sentenciado con 366 horas de vida el mes pasado.

El últimos adiós que el pequeño le dio a su madre, así como todo el desarrollo de su enfermedad fue compartido por Amber en la cuenta de Instagram:Charlies Chapter, El Capítulo de Charlie, y sus últimas palabras han conmovido a millones de personas.

La pareja originaria de Accrington, en Lancashire, Inglaterra, había abierto una campaña de recaudación de fondos porque la única manera de salvarle la vida era un trasplante de hígado.

Sus planes eran viajar a Estados Unidos, pero lamentablemente a pesar de que miles de personas se solidarizaron, incluída la cantante Pink que donó 12,000 dólares para la cirugía, no consiguieron la cantidad que necesitaban. Reunieron apenas el 50% de la onerosa cantidad que necesitaban, que era más de 1 millón de dólares.

Cualquier esfuerzo parecía en vano por el corto tiempo que le quedaba a Charlie. Y así, con la angustia de no haberle podido financiar el transplante que tanto necesitaba, su madre publicó su última foto junto a las desgarradoras palabras que le dirigió el pequeño:

 “Mamá, lo siento por esto”.

“Anoche, a las 23:14, mi mejor amigo, mi mundo, Charlie, respiró por última vez”, escribió Amber.

“Se durmió pacíficamente abrazado a mí, con los brazos de papá envolviéndonos. Nuestros corazones están doliendo. El mundo ha perdido a un niño pequeño increíble”.

“Charlie, me diste la oportunidad de ser mamá. Has sido, no sólo nuestra mayor inspiración, sino que has sido una inspiración para miles de personas en todo el mundo. Me mostraste lo que realmente significa Charlie. Ahora es el momento de volar. Estoy muy, muy orgullosa de ti. Luchaste por esto. Mi bebé, me duele tanto. Te extrañaré para siempre”.

La madre desconsolada ha querido compartir su dolor y su indignación, ya que piensa que ningún niño debería sentir las emociones Charlie siente, después de que le dijera que estaba “harto y deprimido”. “¡Ningún niño!¡Ningún padre tendría que verlos deteriorarse de esta manera, es lo más doloroso!”.

“Ya no se parece a mi Charlie, es tan delgado que puedo ver y sentir cada hueso de su pequeño cuerpo, su cara hundida, sus ojos en blanco”, escribió.

Ámber aprovechó para instar a los padres a que valoren la vida de su hijos: “Mantengan a  sus bebés apretados y abrazados y besándolos mucho. No te das cuenta de lo afortunada que eres. Todos damos la vida por sentado”.

Sin embargo, no dejó de sentenciar al Sistema Nacional de Salud, pensado sólo para los ricos.

“Aquí es donde el camino termina en lo que a ellos respecta, y como madre es difícil aceptar que mi hijo morirá simplemente porque no somos lo suficientemente ricos para salvarlo”.

Daily Mail

“El cáncer es un juego de hombres ricos. Cuánto más dinero tengas, más probable es que tu hijo viva. ¿Cómo es eso justo?… Me hace sentir enfermo que él pueda morir porque no somos ricos. ¡Me hace sentir tan impotente!”, concluyó.

¡Qué tristeza! Es desgarrador que a un pequeño y a su familia se le haya robado la esperanza por no tener cómo pagar su tratamiento.

¡Vuela alto, Charlie! Comparte esta noticia y enviemos un mensaje de solidaridad a sus padres, fuerza en tan duros momentos.