Eric Abidal, un futbolista de 38 años recibió un trasplante de hígado tras ser diagnosticado con cáncer en 2012 en el Hospital Clínic, en Barcelona. Todo transcurrió con normalidad, pero recientemente salió a la luz que el órgano fue comprado de manera ilegal por el ex presidente del FC Barcelona, Sandro Rosell.

La Policía Nacional y la Guardia Civil española interceptaron llamadas telefónicas en las que Sandro Rosell admite que “compró un hígado ilegal” para Eric Abidal, quien para ese entonces era jugador del Barcelona FC y ahora se desempeña como secretario técnico.

El 2012 él fue sometido a un trasplante de hígado para combatir su enfermedad.

De acuerdo con la información publicada por un reconocido medio de comunicación español, en al menos cuatro llamadas telefónicas Rosell reconoce que adquirió el órgano a través del mercado negro.

La investigación realizada sobre Rosell en la que interceptaron sus llamadas telefónicas tenía el objetivo de comprobar el presunto blanqueo de capitales.

Remitieron las pruebas a la titular del Juzgado de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela, el juez considera que Rosell podría incurrir en un delito por tráfico de órganos.

En las llamadas telefónicas, Rosell conversa con un sujeto identificado como “Juanjo” y con otro número telefónico que podría ser de la misma persona.

Se pudo conocer que para Rosell compró el órgano y se filtró a los medios de comunicación que un supuesto primo de Abidal llamado Gerard, residente en Francia había sido el donante.

“A este tío le compramos un hígado ilegal. Y vendimos que era de su primo ¡que era del primo! Le pagamos dos años de contrato, lo que le restaba”, dijo Rosell en una de las conversaciones.

En otra conversación reacciona ante críticas que recibió reprochando que a Abidal le salvaron la vida.

El interlocutor le dijo a Rosell que Abidal le dijo que le comentara que se había portado mal con él, a lo que él replicó: “Mira, Abi, si estás aquí hablando conmigo es porque tienes un hígado nuevo, ¿lo entiendes?”.

Las conversaciones fueron interceptadas el 27 y 28 de abril de 2017, dos semanas después Rosell fue detenido en su residencia en Barcelona por el presunto lavado de comisiones ilegales y fue enviado a prisión provisional.

EC / LV

Después del operativo, la juez remitió un caso separado por la compra del hígado, considerando que este delito no tenía relación con el procedimiento que están llevando a cabo.

La investigación seguirá su curso en Barcelona, el escándalo ha causado conmoción en los medios. Estaremos atentos a la evolución de este caso, comparte esta noticia.