El 19 de mayo durante la madrugada Daniela Ramírez, de 18 años, salió de la pizzería en la que trabajaba en Xochimilco para dirigirse a una celebración donde se encontraría con amigos.

Cuando terminó su jornada de trabajo abordó un taxi que la trasladaría a su destino, pero nunca llegó. La joven durante el recorrido que hizo en el vehículo le envió un alarmante mensaje a un amigo a través de aplicación de mensajería WhatsApp.

Le escribió: “¡Ayuda!, creo que el taxi me quiere secuestrar”, Margonorkis Gómez, la madre de Daniela leyó con desespero y angustia la súplica de su hija con la impotencia de no poder auxiliarla en una situación tan peligrosa.

Dany, como cariñosamente le llama su familia, tomó el taxi al sur de la Ciudad de México, notó que el conductor se estaba desviando por una ruta desconocida para ella y advirtió a su amigo.

El taxi se dirigió hacia el estado de Morelos, desde entonces no se han podido conocer noticias sobre el paradero de la joven.

El día de su desaparición se comunicó con su madre a las 11:45 de la noche, como sabía que asistiría a la celebración no se extrañó de que Daniela no regresara a la hora prevista. Incluso llegó a suponer que se había quedado con una de sus amistades al percibir que era muy tarde, así que decidió llamarla.

Pero no se logró comunicar con ella, su teléfono móvil estaba apagado. La madre de Daniela supo a la mañana siguiente que no se había presentado en su trabajo, entonces uno de sus compañeros le enseñó el mensaje en el que le pedía ayuda.

La captura de pantalla fue difundida de forma masiva en las redes sociales, así como la foto de Daniela instando a los ciudadanos a ofrecer cualquier información sobre la joven.

La madre interpuso una denuncia ante la Fiscalía de Búsqueda de Personas Desaparecidas de la Procuraduría General de Justicia en la Alcaldía de Azcapotzalco.

El pasado 24 de mayo el equipo de investigación que busca a Daniela revisó las cámaras de seguridad de la zona en busca de información.

Su familia no pierde la esperanza de encontrarla con vida, mantienen la ilusión de volver a abrazarla cuando regrese a casa.

Daniela es hija única, vivía en Xochimilco, abandonó sus estudios para ayudar a su madre con los gastos de su vivienda, un día antes de desaparecer solicitó informes en la universidad para retomar sus estudios.

La adolescente es de contextura delgada, de piel morena, cejas semipobladas, ojos grandes de color café, cabello de color castaño oscuro, labios gruesos. Mide 1,65 metros de altura. Tiene una mancha en la espalda y una cicatriz en parte de su pierna izquierda.

El pasado 09 de julio las autoridades de la Procuraduría General de Justicia de Ciudad de México hallaron restos humanos y prendas de ropa similares a las que usaba Daniela el día de su desaparición.

La joven tenía un vestido de color naranja y botas de color café que coinciden con el hallazgo. Hasta el momento no se han conocido más detalles de la investigación.

El reportero Carlos Jiménez difundió las imágenes en su perfil de Twitter.

El caso ha causado conmoción en México, se espera que logren dar con el paradero de la joven que pidió ayuda y no pudo recibirla. Comparte esta noticia, seguiremos atentos a los avances.

Te recomendamos