¡Increíble caso! La vida le cambió en un instante a Harry Speath, un padre abnegado que en diciembre de 2014 fue a recoger a sus hijos en la escuela de Brisbane, Australia y se encontró con la peor sorpresa con la que pudo haberse encontrado.

La pequeña Serena, de 5 años y el pequeño Thomas, de a penas 4 años, nunca aparecieron… De hecho, le dijeron allí que ninguno de los pequeños había asistido a clases desde hace varios días.

Así empezó la agonía de buscar en todas partes a los niños perdidos. La última vez que Harry vio a Serena y a Thomas, estaban con su mamá (su ex-esposa), por lo que al principio temía que ella se los hubiese llevado para siempre a Europa.

Gastó una fortuna para encontrarlos, contrató a un equipo de profesionales y viajó por el mundo, determinado a lograr su cometido. Pero no tuvo éxito… Aunque nunca perdió la esperanza.

Pasaron tres años, en sufrimiento por la desaparición de los niños, además de la terrible preocupación de que algo malo les hubiese pasado. Luego, en mayo de 2017, expertos en el tema publicaron una foto manipulada profesionalmente, para mostrar cómo se verían ambos niños en ese momento, de esa forma el parecido sería más exacto con la realidad y así podrían continuar la ardua búsqueda.

También crearon una página de Facebook dedicada a la búsqueda de Serena y Thomas, y a través de ella recibieron mucho apoyo departe de diversas comunidades. Cada año Harry encendió velas para los dos niños, religiosamente, todos los 25 de mayo, que es el Día Internacional de los Niños Desaparecidos.

Hasta que un día, inesperadamente, la Policía Federal de Australia apareció en la puerta de Harry con un regalo de navidad por adelantado: sus dos hijos perdidos. 

¡Así es! Ahora, en diciembre de 2017, los niños finalmente aparecieron en la puerta de casa de su padre… ¿Qué fue lo que pasó? Se llama secuestro familiar: esto ocurre cuando un miembro de la familia se lleva o mantiene a un niño apartado violando los derechos de custodia del otro pariente-representante.

Eso fue lo que hizo la mamá de Serena y Thomas, llevárselos a Sunshine Coast, un lugar a 100 millas de distancia del lugar de su desaparición.

Ahora la mamá de los niños se enfrenta a una Corte Federal en Australia, y Harry está intentando recuperar los 3 años perdidos para re-concectarse con sus hijos. Están juntos en casa, disfrutando cada minuto juntos.

Facebook

Es lamentable que la madre de esos hermanos haya llegado a hacer algo así, y muy difícil de imaginar todo el sufrimiento que atravesó Harry, pero nos reconforta saber que estas navidades podrán compartirlas en armonía. 

Comparte la impactante historia con todos tus amigos y conocidos.