Un agente del departamento policial de Berkeley, Estados Unidos, identificado como Will Kimbro detuvo a un auto por transitar a exceso de velocidad como parte de sus labores de rutina velando por la seguridad de los ciudadanos.

Lo que no se imaginó era que salvaría la vida de una bebé de 12 días de nacida que se estaba ahogando en el interior del vehículo.

El hecho sucedió durante un patrullaje de rutina en Berkeley, en Carolina del Sur, y las escenas fueron grabadas en un vídeo que las autoridades policiales compartieron recientemente en su página.

El agente policial hizo que se detuviera el vehículo en el que viajaban dos mujeres rápidamente para trasladar a urgencias a una bebé, hija de una de ellas, que no podía respirar. Se había ahogado mientras ingería leche desde su biberón.

Al ver lo que sucedía, Will Kimbro reaccionó de inmediato para colocar a la bebé en el regazo de su madre mientras le aplicaba un masaje en su pecho para garantizar que siguiera respirando.

Así fue como la bebé se logró mantener con vida hasta que los servicios de emergencia, cinco minutos después, llegaron al lugar para ofrecerle primeros auxilios.

Al estabilizar a la bebé la trasladaron a un centro hospitalario donde afortunadamente logró recuperarse. De no haber sido por la oportuna reacción de este oficial de policía, el incidente tendría un desenlace fatal.

La bebé tenía las vías respiratorias obstruidas, ante un caso de ahogamiento como el que se presentó, hay que reaccionar de inmediato con masajes o la maniobra de Heimlich según convenga.

https://www.facebook.com/watch/?v=472584546914772

Desde que el vídeo con la actuación del policía fue difundido en la página del Departamento Policial de Berkeley ha causado revuelo en las redes recibiendo miles de comentarios de usuarios que expresan admiración por su gesto.

Will Kimbro recibió un merecido homenaje por la heroica labor que salvó la vida de una pequeña que estaba en peligro. Seguramente jamás podrá olvidar ese día en el que simplemente se limitaba a hacer cumplir la ley deteniendo a una conductora y se convirtió en un héroe.

Afortunadamente esta pequeña tiene otra oportunidad, a los 12 días de haber llegado al mundo volvió a nacer. Su madre estará eternamente agradecida con ese policía que detuvo su auto cambiando el destino de su hija.

No te vayas sin compartir este loable gesto que nos recuerda que hay muchos héroes anónimos trabajando para ayudar a quienes lo necesitan.

Te recomendamos