El maltrato infantil es un flagelo que no termina de desaparecer, es lamentable que los adultos no respeten la vulnerabilidad de estos inocentes.

Esta es la historia de un niño de 10 años que fue hallado mientras dormía desnudo en la parte trasera de una carretilla en el sudoeste de China. Su cuerpo estaba cubierto de marcas que evidenciaron que había sido víctima de un severo maltrato infantil.

El niño dijo que había escapado de sus padres por lo que pasó la noche bajo una temperatura de dos grados bajo cero para evitar que sus padres lo siguieran golpeando.

El hombre que lo vio al pasar por la calle inicialmente lo confundió con un pollo, pero luego no podía creer lo que estaba viendo. Al igual que el resto de los vecinos quedó sorprendido ante las desgarradoras marcas de maltrato que tenía este pequeño sobre su piel.

En medio de la conmoción decidieron llamar a la policía tras llevarle ropa gruesa para mantener su temperatura corporal.

El niño declaró que había huido de su casa después de ser azotado por sus padres, quienes afirmaron que lo habían golpeado porque se estaba portando mal. Su cuerpo tenía marcas de latigazo, heridas y hematomas.

Una mujer que trabajaba en una lavandería cercana declaró que había visto al pequeño caminando desnudo en la calle con su madre la noche del día anterior.

Llevaba una chaqueta de lana, pero el niño estaba desnudo”.

Cuando los reporteros encontraron al infante tenía un folleto donde estaban algunas personas desaparecidas que había sido publicado en el vecindario.

Contactaron al señor Zeng, padre del niño y le preguntaron sobre lo que había sucedido la noche anterior. Su respuesta fue muy indolente.

Es un niño malo y lo castigamos”.

Sin dar más explicaciones colgó la llamada. Los agentes de la policía de San Qiao llamaron a la familia del niño, a quienes le dieron una advertencia verbal antes de devolverles al menor.

Aunque los funcionarios no se conformaron con la información que habían obtenido regresaron al niño a su casa bajo una investigación continua y con la promesa de sus padres de que le darían un buen trato.

Facebook

Este lamentable incidente ocurrió en un distrito residencial en San Qiao, Guiyang, provincia de Guizhou, el 8 de enero.

No existe ningún justificativo para maltratar a una persona y mucho menos a los niños que no se pueden defender solos. Tal vez si este pequeño no hubiese escapado no estaría con vida, eso nunca lo sabremos.

Es muy triste y lamentable que existan padres que mantengan la creencia de que los golpes y el abuso físico y emocional son las mejores herramientas para educar a los niños.

Los golpes lejos de corregir un mal comportamiento distorsionan los límites que deben ser respetados.

Este niño huyó de las personas con las que se supone debía sentirse protegido y quizás eso le salvó la vida. Comparte esta lamentable realidad que se repite en muchos hogares.