Durante una exhibición de bodas en Dubái, los invitados apreciaron muy de cerca e incluso probaron un pedazo del pastel de boda más caro del mundo, valorado en un millón de dólares.

La creadora del exuberante pastel es una diseñadora británica llamada Debbie Wingham, es reconocida como la diseñadora “más cara del mundo” y se ha ganado ese título porque ha trabajado en piezas que incluso han alcanzado los 50 millones de dólares.

¡Es impresionante! Además de crear pasteles también ha confeccionado vestidos utilizando los más lujosos diamantes.

La novia recreada en el pastel mide 1,82 metros de altura y pesa 120 kilos, es mucho más pesada de lo que sería realmente una mujer con la misma contextura. El pastel se distribuyó entre todos los asistentes al evento y fue una gran degustación.

Desde que las imágenes salieron a la luz en las redes sociales, han causado furor, muchos aseguran que jamás habían visto un pastel como ese y que fuera completamente comestible.

Para preparar el pastel del millón de dólares, la diseñadora necesitó 1.000 huevos y 20 kilos de chocolate.

Además, para la cobertura se usaron 50 kilos de encaje de fondant.

Todos los detalles de la novia fueron realizados a mano, es un trabajo muy exhaustivo el que realizaron para lograr confeccionar tantas diminutas flores y perlas.

En total, fueron necesarias 5.000 flores para cubrir el pastel, y la preparación tuvo una duración de 10 días.

¿Por qué es tan costoso?

A pesar de que sabemos reconocer el valor del trabajo a mano que realizaron varias pasteleras artesanas, así como la diseñadora, saber que ese pastel costaría un millón de dólares puede ser desconcertante.

Pero la respuesta es que entre los adornos que son comestibles también hay perlas originales, y brillantes de 3 quilates que tienen un costo de 200 mil dólares cada uno.

Estos fueron utilizados para decorar el tocado de la “novia”.

Las zapatillas de la siguiente imagen son una creación de la diseñadora, y tienen un costo de 15 millones de dólares.

Además, Debbie rompió el récord de confeccionar el vestido más caro del mundo con la realización de una prenda que tiene brillantes negros.

Instagram

El vestido está valorado en 50 millones de dólares, es prácticamente imposible que una prenda de ropa logre superar ese precio.

¿Qué te parece? ¡No te vayas sin compartirlo!