Ayer trascendía que Shakira habría rechazado el acuerdo que le ofrecía la Fiscalía en España para evitar ser juzgada por los cuatro delitos contra Hacienda pública, de los que se le venía acusando.

A través de un comunicado, expuso que «su proceso judicial por el fraude de 14.5 millones por no presentar la liquidación del IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas) y el Impuesto de Patrimonio de los años 2012, 2013 y 2014, es un total atropello a sus derechos».

«Siempre he demostrado una conducta impecable, como persona y contribuyente, y una plena disposición de solventar cualquier diferencia desde el primer momento».

Shakira decidió ir a juicio porque confiaba en su inocencia pero ahora se enfrenta a 8 años de prisión

El equipo legal de la cantante habría mantenido conversaciones con la Fiscalía de Barcelona para negociar una rebaja de la pena, pero finalmente rechazó la última oferta del Ministerio Público, según la voluntad de Shakira.

«Dejaré el tema en manos de la ley, con la tranquilidad y la confianza de que la Justicia me dará la razón», sentenció.

Pero, ahora la respuesta de la Fiscalía ha sido contundente e implacable con la colombiana. En su escrito de calificación, pide para Shakira 8 años de cárcel y casi 24 millones de euros de multa por los cuatro delitos que se le imputa.

La voluntad de la cantante fue siempre seguir adelante con el proceso penal, sin conformarse con una rebaja de la condena que podría corresponderle. Sin embargo, ya había devuelto 17,2 millones de euros a Hacienda española, lo que corresponde a la suma presuntamente defraudada más los intereses.

«Desde hace muchos años no existe ninguna deuda pendiente», agrega el comunicado. Al respecto, Shakira se mostró realmente indignada y expresó:

«Jamás en ningún otro país me he topado con una persecución con tal falta de razonabilidad y tan encarnizada, ni un uso tan evidente de la presión mediática y reputacional como mecanismo recaudatorio».

Por su parte, la Fiscalía sostiene que al haber evadido los impuestos correspondientes, «provocó un perjuicio económico de 12.3 millones por el IRPF y 2.19 millones por el Impuesto de Patrimonio a la Agencia Tributaria de Cataluña».

La acusan porque en el año 2012 la cantante debía tributar en territorio español, ya que llevaba residiendo en España más de los 6 meses mínimos que establece la legislación. Sin embargo, Shakira niega que eso fuera así.

El caso se remonta a 2017, cuando la investigación de los denominados «papeles del paraíso» reveló que residía en Barcelona junto a Gerard Piqué y sus dos hijos, pero estaba supuestamente domiciliada en las Bahamas.

Las autoridades se fundamentan en que tras rastrear sus redes sociales, facturas y tarjetas de crédito, se concluyó que Shakira compró una casa, alquiló un estudio de grabación por un año, y hasta se hizo el seguimiento de su embarazo en una clínica privada de Barcelona.

Según la Fiscalía, la barranquillera simuló que no residía en España, y habría ocultado ingresos mediante un entramado con sede en paraísos fiscales, como Islas Vírgenes británicas, las Islas Caimán, Malta, Panamá y Luxemburgo.

La investigación señala que especialmente en Malta y Luxemburgo canalizaba unos 31,6 millones de euros por derechos de autor de sus canciones. Por lo que la acusan de «urdir un plan premeditado para estafar a Hacienda».

Y, aunque ya pagó el valor correspondiente a los impuestos evadidos y sus intereses, eso no lo exime de ir a juicio y la correspondiente prisión. 

Sin embargo, los abogados de la cantante aclararon que residía en las islas Bahamas desde 2004 pero los años siguientes tuvo que viajar «sin parar». Y, no fue hasta 2015 cuando su presencia en España superó el plazo que la obliga a tributar y que la gestión de esos millones se realizaba desde 2007 a través de una sociedad maltesa que «cumple con todos los requisitos legales».

Mientras que Shakira fue clara y contundente en su malestar, y concluyó:

«La Fiscalía se ha empeñado en recaudar el dinero devengado en mis giras internacionales y en The Voice cuando aún no era residente en España, y han recurrido a medios indebidos para presionar, tal y como lo hacen a diario e injustamente con miles de contribuyentes con fines lucrativos».

Shakira

Como si no tuviera suficiente, este nuevo capítulo en la vida de Shakira definitivamente podría cambiarlo todo…