Un impactante video ha desatado una ola de ira e indignación en las redes después de que el pasado 5 de julio se capturaran escenas que muestran la terrible insensibilidad y crueldad de unos lugareños hacia animales tan hermosos, como las tortugas marinas.

Los hechos tuvieron lugar en la la playa de Asukweri (Papúa Occidental, Indonesia).

Las imágenes muestran a los lugareños cabalgando insensatamente sobre la espalda de una tortuga marina gigante en peligro de extinción. Y lo peor de todo es que las escenas se dieron mientras el animal marino ponía sus huevos.

La víctima en esta ocasión fue una tortuga laúd hembra o baula (Dermochelys coriacea), en época de cría.

Los victimarios eran un grupo de jóvenes y adultos que vieron en la tortuga indefensa su mejor forma de diversión inventándose una especie de paseo sobre su lomo poniendo en grave peligro su vida y la permanencia de la especie.

Uno de los que fueron testigos del inadmisible maltrato, no sólo se contentó con no hacer nada al respecto sino que además lo grabó. Inmediatamente, las imágenes se hicieron virales causando furia y frustración, pero lo más triste es que hasta el momento no se sabe de ninguna acción que las autoridades hayan tomado como represalia.

El video fue difundido en un inicio por el usuario de instagram @andrew_chanpapua, pero se vio obligado a eliminarlo tras las duras críticas.

Se puede ver a un hombre posándose sobre los hombros de la tortuga poniendo sus pies sobre su frágil cabeza.

También se puede ver a otro sujeto que se se para sobre sus aletas traseras mientras el animal lucha por escapar hacia el agua. Un tercero se coloca detrás blandiendo una rama de un árbol pesado.

Como si de la más divertida atracción se tratara, otro toma su turno y come tranquilamente un bocadillo mientras monta en el reptil en peligro de extinción.

Lo más indignante es lo que sucede al principio del video mientras un pequeño niño posa sobre las piernas del anciano. ¡Vaya ejemplo hacia la pobre criatura!

Otro hombre, con pantalones cortos amarillos, tira un puñado de arena en su cola en un aparente intento de incitarlo, y luego le da un empujón antes de agarrar una de sus aletas traseras para ser arrastrado.

Luego se coloca en las dos aletas traseras del reptil marino mientras se tambalea los últimos metros en su desesperado intento de llegar a la orilla.

Los hombres no desisten de su cruel diversión, incluso cuando la tortuga laúd ingresa al agua.

La tortuga laúd es la especie de tortuga marina de mayor tamaño existente actualmente el planeta, y el cuarto reptil más grande con más de dos metros de longitud y más de 600 kilos de peso. 

A pesar de que no tiene depredadores naturales, ha sido considerada por la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza, como especie vulnerable dentro de la Lista Roja. Y el culpable de esto como siempre, el ser humano.

No dejes de compartir esta noticia en tus redes para crear conciencia y ser la voz de los que no la tienen.

Te recomendamos