Son muchos los padres que, en un afán de mantener el recuerdo de la infancia de los pequeños de la casa, guardan y atesoran los dientes de leche. Pero más allá del empeño por mantener un recuerdo que vale oro, un nuevo estudio ha confirmado que conservarlos podría verdaderamente ser útil para prevenir enfermedades en el futuro… ¡Y hasta podríamos salvar su vida! Aquí te lo explicamos todo.

El estudio revela que la solución estaría en las células madre, pero ¿qué son realmente ese tipo de células?

Las células madre son aquellas a partir de las cuales se generan todas las demás del organismo, las mismas que se subdividen para generar las funciones específicas en las otras células.

Hasta el momento sabíamos que se podían obtener a partir del cordón umbilical, pero la buena noticia es que también se encuentran en la pulpa dental.

A partir de una variedad de tejidos, como los de la médula ósea, del cerebro, la piel, los folículos pilosos, el músculo esquelético y la pulpa dental, se pueden aislar estas células madre postnatales que pueden ser utilizadas a futuro para una gran diversidad de fines terapéuticos.

Y una investigación publicada por la National Academy of Sciences demostró que conservar los dientes de leche adecuadamente podría ser una forma eficaz de obtener células madre.

El estudio revela que el diente caducifolio humano exfoliado (el diente de leche), contiene células madre multipotentes

Se ha descubierto que el diente de leche es similar en algunos aspectos a un cordón umbilical.

Aunque aún se investigan las posibilidades regenerativas de estas células, ya se usan en más de 70 operaciones e intervenciones, como en los implantes dentales. Las células madre hacen que el tejido y el hueso se regenere más deprisa y reduce la posibilidad de rechazo en el caso de implantes dentales.

Pero además, las células madre dentales podrían utilizarse, a parte del mismo dueño del diente, también por sus familiares, y serían capaces de generar insulina.

Aunque aún queda mucho por descubrir en el caso de los dientes de leche, sin embargo las células madre obtenidas del cordón umbilical ya son pieza clave en enfermedades como el Párkinson, el Alzheimer, Diabetes y algunos tipos de cáncer. Entre otras cosas, las células madre se utilizan para:

BG / GI

. Regenerar la médula ósea tras un tratamiento de cáncer
. Regenerar el corazón tras un infarto
. Transplantes de piel
. Regeneración de la piel tras una quemadura
. Regeneración de varias partes del organismo como: el hígado, la sangre, los huesos y la córnea
. Regeneración de las neuronas, aplicado a pacientes con parálisis

Muchos centros de investigación de células madre apuestan por el gran poder de los dientes de leche. La única exigencia es que tienen que ser conservados tal y como se hace con el cordón umbilical.

¿Cómo extraerlos y CONSERVARLOS?

Cualquier diente de leche o definitivo es válido siempre que esté sano, libre de caries y empastes. Las células madre dentales se encuentran en la pulpa del diente, pero para aprovechar sus virtudes es necesario extraer bien el diente adecuado (no hay que esperar a que se caiga y tampoco sirven los dientes que “bailan demasiado”) y preservarlos en un lugar estéril.

Lo más apropiado es consultar con el dentista de tu pequeño para que pueda valorar las condiciones de la pieza dental. El paso siguiente es llevarlos a un “banco de dientes de leche”, donde serán congelados con nitrógeno líquido.

La desventaja es que existen pocas empresas que ofrecen este servicio y el precio para utilizarlos todavía es muy elevado. Pero esperamos que pronto pueda ser un servicio accesible para todos. ¡Sería grandioso!

Es una información que no podemos desestimarla en lo absoluto. ¿Te imaginas la cantidad de beneficios que podrían obtenerse si guardamos los dientes de leche? Se podría salvar más de una vida. ¡Compártelo con tus amigos!