Madeleine Mc Cann desapareció el 03 de mayo de 2007 mientras se hospedaba con sus padres y sus hermanos en un complejo turístico en Praia Da Luz, Portugal.

Desde entonces se ha desplegado un gran operativo de búsqueda sin obtener resultados sobre su paradero, han surgido muchas hipótesis del caso que se ha convertido en el más mediático de las últimas décadas.

Recientemente, el detective portugués Gonçalo Amaral reveló una estremecedora confesión en la que describe cómo murió Maddie y la implicación de sus padres Kate y Gerry McCann.

El detective estuvo a cargo de la investigación de la desaparición de la menor, fue protagonista de una gran polémica porque escribió un libro sobre el caso que causó escándalo en el Reino Unido.

El investigador publicó un libro llamado “La verdad de la mentira” y percibió más de medio millón de dólares con la venta de este, los padres de Maddie alegan que debería destinar una parte de las ganancias obtenidas para indemnizarlos por lo que les ha perjudicado su hipótesis, destinando el dinero a la investigación del caso.

Gonçalo Amaral, quien era jefe de la policía en Portugal, asegura que Maddie falleció en un accidente en el apartamento vacacional que arrendaban sus padres en Praia da Luz, Algarve.

Sostiene que sus padres fueron los responsables del hecho y que buscaron la forma de deshacerse del cuerpo para evitar enfrentarse a la justicia.

Un amigo cercano de la familia McCann se pronunció al respecto y dijo: “Si Gonçalo Amaral continúa haciendo estas afirmaciones escandalosas tendrá que enfrentarse a una gran lucha. Kate y Gerry no van a permitir que se salga con la suya”.

El detective hizo una buena fortuna gracias a la publicación de su libro en el que acusa a los padres de Maddie de estar involucrados en la muerte y desaparición del cuerpo. Hace nueve años perdió un juicio en instancias superiores, pero le concedieron el derecho de hablar sobre el tema.

Los padres de Maddie lograron llevar su lucha legal a la Corte de Derechos Humanos de Estrasburgo, y esperan un fallo a su favor.

Cuando desapareció Maddie, de 3 años, sus padres estaban comiendo en un restaurante del complejo turístico a doscientos metros de la habitación donde la menor dormía con sus hermanos, unos mellizos más pequeños.

Mientras que David Edgar, otro investigador que indagó sobre el caso alega que Maddie está viva en alguna parte de Portugal, califica el caso como “desconcertante, pero solucionable”.

“La esperanza para resolver el caso es que a quien sepa qué ocurrió se le remueva a conciencia y confiese”, dijo el investigador.

The Sun

El mundo sigue atento a los avances de este estremecedor caso, comparte esta noticia.