Daniela Ponce es una joven de Chile que sufrió perjudiciales consecuencias después de contemplar un eclipse solar sin la protección adecuada. Cometió un error que le cambió por completo la vida y quiere compartir su testimonio para ayudar a otros a prevenir.

En el año 2010 la joven socióloga observó un eclipse sin usar ninguna protección en sus ojos. “La luz y la sombra del eclipse quedó tatuada en mis ojos”.

“Quise compartir mi experiencia porque fue super traumático, algo totalmente inesperado, un accidente. De curiosa, fui a ver, estaba nublado.

Pero de pronto se corrieron las nubes, me llegó la luz del sol y me quemé la retina.

Duele mucho, me dio estrés postraumático, me tuve que cambiar de carrera, fue un hecho que cambió mi vida”, relató.

Cuando sufrió las lesiones oculares en el 2010 estaba estudiando Derecho, pero esa carrera le exigía hacer lecturas por tiempo prolongado, para ella era muy complicado. Así que se cambió a Sociología para poder ajustar sus estudios a su condición de salud.

Testimonio de persona real y los riesgos oculares del eclipse! Sea cuidadoso en el evento solar/lunar 🌑✨

Publicada por Daniela Ponce en Domingo, 30 de junio de 2019

Daniela nunca pensó que contemplar el fenómeno natural del eclipse en Quilpé, Chile le causaría tanto daño. Desde ese entonces usa gafas de forma permanente.

“Por eso tengo que usar gafas para siempre, así que mañana por favor tengan mucho cuidado, no es un juego”, advirtió.

Lo que motivó a Daniela a compartir su testimonio fue la oportunidad de ayudar a otras personas a prevenir incidentes como el que ella sufrió. El día de ayer se produjo un eclipse solar en Chile, por eso insta a las personas a tener cuidado.

Explicó cómo ha afectado su visión, “Yo veo todo, pero pixelado, como con luz y sombras. Ahora me ven tranquila y feliz, pero durante nueve años fue super trágico porque no podía llegar y prender la luz de una habitación sin usar mis gafas”.

Lo que le sucedió a Daniela al ver el eclipse sin protección se le quemaron los fotoreceptores de la retina del ojo izquierdo y el ojo derecho. “Las luces y sombras quedaron tatuadas en mis ojos”, dijo Daniela.

Un médico chileno de la Clínica Las Condes, Alejandro Lutz, explicó que a la joven se le produjo una maculopatía fototóxica, la radiación solar penetró por la ventana de frente, la ventana no hizo ningún efecto de lupa. “Bastan segundos viendo un sol pleno para que produzca este daño”, relató el doctor.

Según los expertos, durante un eclipse solar, el sol está cubierto por la sombra de la luna así que las personas pueden mirarlo por más tiempo sin molestias oculares.

El ojo no percibe el dolor y no se percibe el daño que se está produciendo por el efecto de la radiación ultravioleta e infrarroja.

Comparte esta información, a pesar de que no es común presenciar el fenómeno de un eclipse es útil conocer las medidas preventivas para verlo sin riesgos.

Te recomendamos