Todos tenemos un compromiso con nuestros padres, desde el amor y la gratitud que sentimos por ellos debemos procurar velar por su cuidado, salud y bienestar, sobre todo cuando son mayores.

Cuando llegan a la tercera edad suelen necesitar una mayor atención, sobre todo si contraen afecciones de salud propias de la vejez. Pero lamentablemente en muchos casos, los ancianos son abandonados por sus hijos, quienes con crueldad buscan evadir su responsabilidad y a pesar de que sus padres sean muy vulnerables y dependientes se niegan a cuidarlos.

Lo que sufrió Jerry Ellingsen, un hombre de 80 años ha conmovido al mundo desde que se difundió la noticia. El anciano que padecía Alzheimer fue hallado en el aeropuerto masivo de Denver y no sabía qué hacía en ese lugar, estaba completamente desorientado.

Los agentes de seguridad del terminal aéreo comprobaron que su hija lo había llevado y lo había puesto en un vuelo con destino a Colorado ida y vuelta desde Florida.

Pero cuando la contactaron vía telefónica manifestó que no quería ir a buscarlo. También se comunicaron que su ex esposa y su respuesta fue la misma, no quería saber más nada de él.

En el aeropuerto de Colorado el anciano estaba perdido, no sabía qué hacer ni a dónde dirigirse, estaba acompañado de un perro. Cuando la policía investigó lo que ocurría no se imaginaban encontrarse con una historia tan devastadora.

Jerry fue enviado en ese avión por su hija porque ella quería deshacerse de él.

Uno de los policías declaró a los medios de comunicación: “Estaba muy confundido acerca de los detalles generales de su vida, para incluir algunos, en dónde estaba, de dónde venía, a quién iba a visitar y los nombres de todos sus familiares”.

Los agentes lograron comprobar que el anciano había permanecido aproximadamente seis meses en un hospital antes de ser trasladado a Colorado.

Su hija, identificada como Pamela, planificó enviar a su padre junto a su progenitora.

La joven le escribió a su madre este mensaje: “Mi papá y Corky, (el perro que lo acompañaba) van a llegar desde un vuelo a Denver mañana en la tarde”.

Pero la ex esposa de Jerry no quería hacerse cargo de él y así lo confirmó a la policía cuando la contactaron vía telefónica.

Ante la dolorosa situación, Pamela le dijo a las autoridades que si querían podrían trasladar a su padre a un refugio para personas en situación de calle porque a ella lo único que le importaba era que viviera bajo un techo.

ksdktv

La noticia se difundió en las redes y miles de personas condenaron el comportamiento de la hija de Jerry y de su ex esposa alegando que merecen un castigo judicial.

Sin embargo, los fiscales encargados del caso aclararon que lo que hicieron es “insuficiente” para ser condenado por la ley. Comparte esta noticia y déjanos conocer tu opinión.