El 15 de noviembre de 2017 desapareció el submarino ARA San Juan, una embarcación de la Armada Argentina con 44 pasajeros a bordo, 38 tripulantes y 6 buzos tácticos.

En la noche del día siguiente la noticia de la desaparición se difundió en los medios de comunicación, y dos días después la Armada Argentina emitió un comunicado oficial para informar que habían iniciado el protocolo de búsqueda y rescate.

El 28 de noviembre salió a la luz el último mensaje enviado por los tripulantes del ARA San Juan antes de perder el contacto, el texto decía:

“Informó el 15 de noviembre a las 8.52 que tuvo un problema con las baterías debido “al ingreso de agua de mar por el sistema de ventilación”. Se pudo conocer que una de las pasajeras había informado a sus familiares sobre las fallas mecánicas que presentaba el submarino. 

Cuando habían transcurrido 15 días de la desaparición del submarino, la Armada emitió un comunicado que acabó con las esperanzas de los familiares de las víctimas de hallar a sus seres queridos con vida. Había culminado el operativo de rescate de los pasajeros porque se agotaron las probabilidades de que encontrar sobrevivientes, desde entonces solo buscarían la embarcación.

Después de un año y dos días de búsqueda la Armada confirmó el hallazgo de los restos de la embarcación, el pasado jueves encontraron un objeto de 60 metros de diámetro a 800 metros de profundidad.

El hallazgo fue calificado de categoría C, lo que se traduce en “fuerte probabilidad”, finalmente comprobaron que coincidía con las características del submarino.

La embarcación fue hallada en un punto del Atlántico Sur a 600 kilómetros de Comodoro Rivadavia en la Patagonia argentina.

Ocean Infinity, una compañía norteamericana contratada por el gobierno argentino el mes de septiembre fue la encargada de dirigir el operativo de búsqueda. Halló al submarino gracias a una embarcación conocida como Seabed Constructor que después de dos meses de trabajo ininterrumpido suspendería sus operaciones por mantenimiento.

La Armada argentina publicó un mensaje en su perfil de Twitter para anunciar el hallazgo, durante la madrugada comunicaron la noticia a los familiares de las víctimas.

El submarino apareció después de hallar un nuevo punto de interés cuando la compañía Ocean Infinity estaba a punto de suspender el operativo de búsqueda.

El punto de interés estaba en el área uno, la primera en ser rastreada por la compañía norteamericana encargada de la búsqueda.

Tras más de un año de angustia, los familiares de las 44 víctimas encuentran consuelo en medio del dolor que han sufrido desde la desaparición del submarino.

CNN / TN

Continúan llorando la pérdida de sus seres queridos y en sus primeras declaraciones a los medios de comunicación después del hallazgo de los restos del submarino, piden que se haga justicia y que los responsables del siniestro paguen por lo ocurrido.

Seguiremos atentos a los avances de este caso que ha conmocionado al mundo entero. Comparte esta noticia.