Para muchos la fe es la razón que los mueve cada día; cuando crees en algo, cualquier cosa puede ser posible, los milagros se vuelven tangibles para aquellos que confían y, aunque la mayoría se muestre escéptico, en muchas de estas situaciones hay cosas que aun la ciencia no puede explicar.

Joey y Kristen Miasciantonio vivieron un momento inexplicable en compañía de su hija cuando se encontraron con el Papa, ellos lograron ver al máximo pontífice y le acercaron a su bebé enferma. En un acto desinteresado, el líder de la iglesia católica besó a la pequeña sin saber lo que sucedería meses después.

La pequeña Gianna, hija de Joey y Kristen fue diagnosticada a una edad muy temprana con una terrible enfermedad, la bebé de pocos meses de vida tenía una afección muy rara a nivel sanguíneo y un tumor en el cerebro.

Esta devota familia de católicos solo podía apoyarse en dios y en su fe para que su hija sanara de esa terrible enfermedad, cada día oraban para que su pequeña sanara, ellos esperaban que sus creencias los ayudaran.

Durante una visita del papa a Filadelfia, lugar donde vivía la familia, un amigo cercano, Donny Asper, les aconsejo que llevaran la pequeña Gianna a verlo. Donny, al ser agente del FBI trabajaría en la organización de la seguridad que acompañaría al líder religioso, así que era la oportunidad perfecta para que esta familia lo conociera.

Kristen, la madre de la niña, realmente quería ir, era una oportunidad irrepetible para conocer al Papa; sin embargo, la familia tenía un poco de temor debido a la aglomeración que habría. Al consultarlo con su médico, él les dio la aprobación y no tenían nada que perder: su bebé conocería al papa.

Con toda la fe puesta en este evento, la familia Miasciantonio emprendió su camino al centro de la ciudad, lugar donde se congregaría una multitud para ver al Papa Francisco. En el lugar, llenos de fe y de amor por sus creencias y su bebé, vieron cómo el Papa se acercaba a ellos.

Al tenerlo aproximándose a ellos, levantaron a la pequeña para que la viera, un guardia de seguridad vio a la bebé y la tomó en brazos para llevársela al Papa.

Al ver al guardia acercarse a él con una bebe, el papa no dudó ni por un momento y estampó un enorme beso en la cabecita de la pequeña, los padres de la niña no lo podían creer,  fue un día que permanecería en sus recuerdos para siempre.

Las buenas noticias no acabaron aquí. 6 semanas después de este evento, la pequeña  fue llevada a una revisión médica en donde sus exámenes demostraron que el tumor de su cerebro se había disminuido casi completamente, este era tan pequeño que apenas alcanzaba verse.

Relay Hero / Sipse / Youtube

La familia de la niña cree firmemente que fue un milagro y que el beso del Papa había tenido mucho que ver en la recuperación de su pequeña. Además, los padres de Gianna pudieron ver el considerable avance en la bebé a quien ahora ven más activa y llena de vida.

 

Para quienes creen en Dios es imposible no pensar en este momento como un milagro. Y aunque no creas, es innegable el misterio que hay detrás de todo esto.

No te vayas sin compartir este testimonio de fe.