Justin Levene es un atleta parapléjico de 20 años que se vio obligado a arrastrarse por el suelo del aeropuerto cuando llegó a Londres desde Croacia porque extraviaron su silla.

“Me sentí humillado por la posición en la que me colocaron”, relató el atleta.

El pasado mes de agosto vivió una de las experiencias más desagradables de su vida, en declaraciones que ofreció a los medios de comunicación contó cómo tuvo que arrastrarse por el suelo al salir del aeropuerto de Luton porque el personal del terminal aéreo extravió su silla de ruedas.

En lugar de recibir la asistencia necesaria cuando arribó Londres se encontró con la noticia de que habían perdido su silla y la única manera de desplazarse era arrastrándose por el suelo.

“Fue una posición degradante”, dijo Justin.

Cuando Justin llegó a la calle la situación empeoró, tuvo que subir a un carrito de maletas para continuar moviéndose por sí mismo.

El joven denunció la falta de recursos del terminal aéreo, y sobre todo que no se hayan ocupado de impartir información sobre la sensibilización del personal encargado de brindar asistencia de movilidad a quienes lo necesitan.

Los compañeros de vuelo de Justin grabaron con sus dispositivos móviles cómo se desplazaba por el suelo del aeropuerto arrastrando su cuerpo, y las escenas causaron revuelo en las redes sociales.

Después de la polémica generada por los vídeos difundidos, el aeropuerto se pronunció a través de un comunicado  publicado en sus redes sociales alegando que su personal hizo lo posible por ayudar en tan duras circunstancias.

El departamento de prensa del aeropuerto de Luton informó además que hasta el momento el joven atleta involucrado en el incidente no ha iniciado ningún procedimiento judicial contra el terminal y que el servicio de Asistencia Especial es sometido a auditorías con mucha frecuencia para garantizar su adecuado funcionamiento en la labor de ayudar a quienes tengan movilidad reducida.

Daily Mail

Justin no pudo aceptar la silla que le ofreció el personal porque le quitaba su “autonomía”, y era algo que le había costado demasiado esfuerzo conseguir, así que prefirió arrastrarse para desplazarse por sí mismo.

Se desconoce si finalmente el atleta logró recuperar su silla extraviada después del viaje. Las imágenes de él desplazándose en el aeropuerto le han dado la vuelta al mundo y ha recibido numerosas muestras de apoyo de los usuarios que condenan la negligencia del aeropuerto por haber perdido la silla.

Comparte esta noticia y cuéntanos tu opinión sobre la reacción de Justin.