La imagen de una niña intentando tomar agua desde un charco ha sido compartida por miles de personas desde que Miguel Ríos la publicó en su perfil de Facebook, puedes visitarlo aquí, él es un joven activista que trabaja para servir a los más necesitados.

Se encargó de difundir la estremecedora foto tomada por un transeúnte de la avenida Mitre, a pocos metros de la Casa de Gobierno de Misiones, escribió este comentario:
“Mientras el país se prende fuego, esta niña guaraní se hidrata desde el sueño. Algo estamos haciendo mal como sociedad ¿no?”.

Se pudo conocer que la menor se encontraba junto a sus hermanos en una plaza mientras sus padres trabajaban como vendedores ambulantes de artesanías en la zona para poder sostener a su familia en medio de la precaria situación económica en la que sobrevivían.

La niña mbyá guaraní, trata de hidratarse bebiendo el agua de un charco de una plaza llamada Posadas, con temperaturas que alcanzaban los 38 grados centígrados, no tenía otra opción para saciar el calor e hidratarse.

Más de dos mil personas han compartido la imagen y más de cien personas han escrito comentarios de toda índole.

Miguel Ríos, el activista que compartió la imagen, aseguró que su intención fue promover un debate social respecto a un problema que muchas veces es ignorado. “No se hace nada, y los que deberían hacer algo, se llenan los bolsillos”.

También comentó que la imagen puede ayudarnos a cuestionar muchas cosas. “Que se den cuenta de una vez por todas que ellos no eligen vivir así, sino que la situación en la que viven los llevó a eso”.

El activista aclaró que los niños de la etnia mbyá recibieron asistencia de parte de quien tomó la foto de la menor hidratándose en el suelo, sobre la cual expresó:

“Yo tomé la decisión de publicarla en mi Facebook para que tomen consciencia de una vez por todas, es la realidad que estamos viviendo.

Creo que la mejor manera de protestar es esta, ya que los que deberían encargarse de ellos el único interés que tienen es de robar. ¡Dejemos de tapar el sol con la mano y que se hagan cargo, o, sino, salgamos a echarlos!”.
En Misiones viven aproximadamente 6.500 niños mbyá en un poco más de doscientas aldeas.

Esta población vive sin acceso a los servicios, y en medio de condiciones precarias, se dedican a la venta de artesanías como principal fuente de ingreso. Pero sobreviven gracias a la asistencia del Dirección de Asuntos Guaraníes.

LV

Ellos suelen viajar a Posadas para poder comercializar los productos artesanos, mientras tanto, duermen durante todos los días de su estancia en las plazoletas porque no hay albergues disponibles para atenderlos.

Generalmente los padres ofrecen las artesanías a las personas y los niños se ubican en los semáforos a mendigar.

La Iglesia les hace llegar insumos y alimentos, sobreviven gracias a la solidaridad, esperamos que estas familias logren salir adelante.

La foto de esa pequeñita se ha convertido en el símbolo de la pobreza infantil. ¡Compártela.