Kelly Jackson es la madre tres niños. Una de ellos, Lexie, sufre de parálisis cerebral y por su condición no puede caminar ni hablar. Sin embargo, su familia le ha dado todo el amor del mundo y la pequeña ha logrado crecer como una niña feliz.

Para todos fue una inmensa sorpresa cuando el mismo día en que celebraban el cumpleaños número 9 de Lexie, se las ingenió para salvar a su hermano menor a pesar de su parálisis.

La parálisis cerebral no tiene una cura conocida, pero afortunadamente no es degenerativa.

Era un día muy ajetreado en la casa de la familia. El padre salió de casa para buscar al hermano mayor de Lexie. La abuela estaba en la cocina para ayudar con los preparativos de la fiesta de Lexie. Y Kelly, la madre, se encontraba en el piso de arriba para arreglarse.

En medio de todo el alboroto, nadie se dio cuenta de que Leeland, de un año, había quedado completamente libre para explorar la casa a su antojo; y que logró abrir la puerta que daba acceso a la piscina.

Lexie se encontraba en su silla de ruedas, pero cuando vio que su pequeño hermano se dirigía a la piscina y que se zambulló allí, se desesperó por avisar del peligro a alguno de los adultos.

Pese a la parálisis, Lexie tiene un sistema cognitivo y sensitivo suficientemente desarrollado.

Lexie no podía caminar ni hablar; pero comenzo a hacer un esfuerzo muy grande y a proferir sonidos con su garganta en un desesperado intento para que la escucharan.

Ante el ruido, Kelly pensó que su hija se había caído de su silla de ruedas, así que bajó a ayudarla. Cuando la mamá y la abuela llegaron a la sala encontraron a la angustiada Lexie que no paraba de señalar hacia la piscina en el jardín:

“Miré rápidamente hacia la ventana y allí, en el borde de la piscina, vi la pequeña cabeza de mi hijo. Entré en pánico. Mi mamá corrió hacia él y lo sacó del agua”.

Por su corta edad el pequeño no sabía nadar y podía ser una grave peligro si se mantenía en la piscina por mucho tiempo. Llamaron a Emergencias y allí lograron estabilizar al pequeño.

“Si Leeland pasaba un par de segundos más en la piscina podía suceder lo peor. Estamos muy agradecidos con Lexie porque supo alertarnos muy rápido”.

Cocktail Zindagi

Los médicos encontraron que el pequeño había tragado un poco de agua, pero se encontraba en perfectas condiciones gracias a la ayuda de su hermana. La historia se volvió una leyenda en Halifax, Nueva Escocia y el departamento de policías decidió darle un reconocimiento a Lexie por su destacada labor como hermana mayor.

Cerca del 0.02% de los recién nacidos padecen algún tipo de parálisis cerebral.

Girl with cerebral palsy saves baby brother from drowning

Nine-year-old Lexie has cerebral palsy and can't walk or talk — but that didn't stop her from letting out a life-saving shriek when she noticed her 18-month-old brother fall into the family's pool. She's being hailed a hero now and her whole family is extremely grateful that this situation didn't end up much worse!

Publicada por WSLS 10 / WSLS.com en Miércoles, 4 de julio de 2018

Lexie ha logrado demostrar que cualquier persona, sin importar si sufren alguna discapacidad, puede convertirse en un héroe.

Te invitamos a compartir la asombrosa historia sobre una niña con parálisis que logró salvarle la vida a su hermano menor.