Danny González, un hombre de 27 años originario de Honduras es el protagonista de esta insólita noticia que ha causado conmoción en las redes. Él fingió su muerte para evitar que su esposa siguiera pidiéndole dinero.

Se tomó fotos con algodones en el interior de sus fosas nasales y en la boca, también colocó una sábana blanca sobre su cuerpo. Presuntamente se encontraba en una morgue, todo se trató de un macabro plan para hacerle creer a su esposa que había fallecido.

Pero todo le salió mal porque la verdad quedó al descubierto. Danny envió las imágenes a su esposa que vivía en Saba, Honduras y se podía ver un ataúd cubierto de flores en la sala de un tanatorio.

Las imágenes fueron enviadas junto a un mensaje que le informaba que su esposo habría muerto a causa de cáncer y asma. Los medios locales de Honduras difundieron la noticia de la repentina muerte, y llegó a oídos de sus padres y demás familiares.

No tuvo que transcurrir mucho tiempo para que surgieran las dudas sobre la veracidad de la información, en una de las imágenes el presunto difunto parecía sonreír y la sábana blanca era realmente la funda de una almohada.

Finalmente, ante la polémica que surgió por las fotos y la noticia, Danny González no tuvo otra opción que confesar la verdad. Relató que había planeado fingir su muerte para que su esposa dejara de pedirle dinero.

Aseguró que cada vez que hablaban por teléfono los fines de semana ella le pedía altas sumas de dinero, pero durante la semana no se comunicaba de ninguna forma con él.

Además, relató que ella le pedía teléfonos móviles. “Le mandé seis, pero ella siempre me decía que se los habían robado”.

Muchas familias de Honduras dependen de las remesas enviadas por sus parientes que residen y trabajan en Estados Unidos para sobrevivir en su país cubriendo los gastos de sus necesidades básicas.

Mirror

Este extraño caso ha dejado a más de uno sin palabras, compártelo.