La historia de Marcelo llega a lo profundo del corazón, él se encargaba de llevar a diario a su hija al hospital para que recibiera la atención médica que necesitaba tras ser diagnosticada con parálisis cerebral.

A pesar de las adversidades, Marcelo luchaba por salir adelante con una sonrisa y brindando todo el amor posible a su familia. Pero lamentablemente su vida se vio gravemente afectada cuando unos sujetos desconocidos incendiaron su auto, el único medio que tenía para llevar a su hija al hospital.

Era un viejo Renault 9, con él trasladaba a su hija para que pudiera recibir terapias de rehabilitación que mejoraran su calidad de vida y el tratamiento médico que requería.

Marcelo trabaja como enfermero en el Servicio de Urgencias del Hospital Rawson de San Juan, y les contó a sus compañeros lo que le había ocurrido el pasado mes de mayo.

Ellos no pudieron ser indiferentes así que buscaron una forma de ayudarlo, hicieron una rifa después de conseguir que les donaran un televisor de LED y a través de la venta de los números lograron recaudar el dinero necesario para comprarle un auto nuevo.

Lo mejor!! Que Dios te bendiga Marce y a cada uno de los q fuimos parte de este momento. Con cada granito de arena se pueden hacer realidad los sueños.

Publicada por Milu Castro en Martes, 19 de junio de 2018

Finalmente, el pasado miércoles le dieron la gran sorpresa a Marcelo el día de su cumpleaños. Le vendaron los ojos y lo trasladaron hasta donde le esperaba su flamante auto nuevo de color blanco que estaba decorado con lazos todos y un cartel.

“Esto es tuyo, no llores”, le dijeron sus compañeros mientras Marcelo se acercaba al auto, cuando se quitó la venda de los ojos se quedó paralizado, no podía creer lo que había recibido y rompió en llanto.

En medio del emotivo momento abrazó a cada uno de sus compañeros para expresarles su agradecimiento por el noble gesto que hicieron de manera desinteresada para ayudarlo.

Es muy conmovedor ver cómo todos se unieron para ayudar a este padre a superar el incidente que sufrió. Pudieron ser indiferentes o simplemente darle alguna palabra de aliento, pero juntos lograron demostrar que nada es imposible cuando se tiene voluntad.

TN

Comparte estas escenas con todos tus seres queridos, un gesto puede cambiar la vida de alguien.