El amor de un padre no tiene límites, muchos están dispuestos a hacer lo que sea por el bien de sus hijos, un pequeño gesto puede ser algo con mucho más significado para un niño que lo único que necesita es saber que su padre lo apoya sin importar nada.

Desde acompañar a su hija a una fiesta de princesas o llevar a un hijo a su primer partido de fútbol, muchos padres harán lo que sea con tal de que sus pequeños estén cómodos y felices.

La pequeña Riley es una paciente con alopecia; a pesar de su enfermedad, sus padres, Dave de 41 años y Chelsea de 33, están haciendo lo posible para criarla con un autoestima elevada para que nunca se sienta menos que nadie por su condición. En un post de Facebook Chelsea explicó cómo una noche tuvo una conversación que la dejo devastada con la pequeña Riley.

“¿Te quieres a ti misma?”, le preguntó su hija, a lo que sin dudarlo la madre respondió: “Por supuesto, siempre hay que quererse a uno mismo, ¿tú te quieres?”.

La respuesta de Riley dejo a su madre con un nudo en la garganta “No, no me quiero porque no tengo pelo”.

Es comprensible que el autoestima de una niña esté ligada a su cabello, después de todo, lo normal suele ser que las niñas de entre 10 y 16 años anden con largas cabelleras adornadas con lazos y otros accesorios, pero Riley padece de alopecia desde los 15 meses.

Esa misma noche, el padre de Riley demostró qué tanto amaba a su hija.

Lo que hizo fue entrar al baño de la casa con la pequeña y procedió a afeitarse totalmente su cabellera, para así poder demostrarle a su hija que no se necesita cabello ni para ser feliz ni para ser hermoso.

Este bello acto de amor paternal fue grabado por Chelsea quien no dudó en comentar en el post de Facebook lo mucho que amaba al padre de Riley, no solo por ser una maravillosa persona sino también por ser un gran padre.

[videofacebook id=”10102829620350074″]

Además de eso también anunció que la pequeña Riley ya había superado su depresión a causa de su cabello y actualmente se sentía feliz consigo misma, en camino a una segura y feliz recuperación.

Son los pequeños detalles los que a veces hacen mucho, no dudes compartir este mensaje con tus amigos.