Un valiente y sincero padre se convirtió en un héroe después de publicar un mensaje que reflejaba la furia interior y el profundo sentimiento de aflicción frente al acto más cruel que sus supuestos “amigos” estaban cometiendo contra su hijo autista: no invitarlo a NINGUNA de las fiestas de cumpleaños de sus hijos.

Shane Stephenson reveló cómo su hijo de seis años, Reilly, no había asistido a ningún evento, y culpó a sus compañeros por no entender la condición del niño.

El mensaje lleno de ira, en el que Shane afirma que “Reilly tiene autismo y no lepra”, se ha vuelto viral en Twitter después de que su esposa, Christine, lo compartió.

La publicación de la madre, en la que ponía: “el mensaje de mi marido a sus compañeros me rompe el corazón”, ya ha conseguido más de 7.000 Me gusta y más de 2.000 retweets.

El mensaje original de Shane venía a decir lo siguiente:

“Bien, he estado dando a vueltas a esto por algún tiempo, así que aquí va y te puede gustar o no. Mi hijo Reilly tiene autismo y no lepra; él tiene 6 años y mis muy llamados amigos que tienen niños también, tienen fiestas infantiles…NINGUNO lo ha invitado, ningún maldito amigo lo ha hecho…

…Piensa en eso mientras te vas y te jodes; ¿Tienes alguna idea de lo hiriente que es eso?…Sólo para el registro en el futuro, no te preocupes, este es mi pensamiento y es lo último”.

Desde entonces, el mensaje que se hizo público en los perfiles sociales de Twitter y Facebook, con el nombre “La vida de Reilly”, se ha convertido en un éxito en línea después de que fue compartida por cientos de padres de niños autistas que revelaron problemas similares.

Hablando sobre la abrumadora respuesta del apoyo que su tweet recibió, la madre del pequeño dijo:

“La inclusión es un gran problema para las personas autistas. Puede que Reilly no hable, pero él escucha y comprende todo: a medida que crezca temo por los efectos que esto puede tener en su salud mental, como lo hace en muchos otros”

“Cada mensaje que he recibido tiene las mismas palabras. Esto también le sucedió a mi hijo / hija / nieta / nieto, mi hijo fue el único que no fue invitado”.

“Diría a otros padres en la misma posición: sí, es molesto, nadie quiere pensar en su hijo como el niño que no está invitado, pero busca gente que realmente lo comprenda y anda con ellos”.

Christine también confesó que consideraba que sus amigos “no son personas horribles, sé que sienten nuestras luchas”. Dijo que ella sabe que “están mortificados de que Shane se sienta de esta manera”.

“Hay algunos puentes por construir ahora que Shane ha hablado sobre cómo se siente realmente y creo que solo cosas positivas se pueden sacar de todo esto”.

“El consejo simple que doy es: solo pregunta”.

Ella también aconseja a los otros padres de niños normales que no asuman que los padres de un niño autista no van a querer que asista porque suponga una situación difícil para el niño. “Nuestras vidas son difíciles, a menudo alimentadas con tres horas de sueño, con una hora de batalla librada antes de que se haya calzado finalmente”.

“Pregunten si Reilly o cualquier otro niño autista le gustaría venir, aunque sea por media hora, pero definitivamente pregunten”.

“Los padres saben cómo estarán sus hijos en ciertos entornos y no hay nadie mejor que ellos para saber si les conviene asistir o no”.

“Podemos declinar una invitación, pero puedo garantizar que quedaremos eternamente agradecidos, como padres”.

The Life of Reilly / Facebook / Twitter

Christine comenzó un blog llamado “La Vida de Reilly“, con la esperanza de hacer que las personas sean menos críticas, al darles una idea de cómo es la vida de un niño con autismo (“que a veces es increíblemente difícil”). Ella también ha estado involucrada en la creación de una obra de teatro llamada ‘La vida de Reilly’, que trata de la dinámica familiar en un hogar de autistas.

“Una cosa es segura, al leer los mensajes de apoyo que hemos recibido de personas de todo el mundo, nunca ha habido una mayor necesidad de una mejor comprensión”, dijo.

Huffingtonpost

Una cruda situación que en ocasiones se puede escapar de nuestra realidad cercana, pero que puede estar a la vuelta de la esquina. Nadie como los familiares de un niño que padece autismo o cualquier otra condición difícil de sobrellevar para advertir de lo duro que puede suponer sentir un rechazo al hijo que tanto amas.

Que la fuerza de este conmovedor mensaje sirva para que muchos padres tomen conciencia de cómo pueden sentirse otras familias cuando rechazan a sus hijos especiales. ¡No es justo! Comparte esta noticia con tus amigos.