El Papa Francisco ha sido víctima de un percance durante su última visita pastoral en Chile.

El Sumo Pontífice se dirigía desde el Palacio Presidencial de la Moneda, terminado el encuentro con Michelle Bachelet, hacia una Misa, que presidiría para más de 400.000 chilenos, el martes en la mañana.

Se dirigía en el papamóvil descubierto previsto para estas ocasiones. Y a su paso en medio de la multitud, con su sonrisa y buen talante característico, impartía bendiciones a familias y a niños.

En medio de la algarabía del momento, entre aplausos, las banderas del Vaticano flameantes y muchos fieles católicos, de repente sucedió lo inesperado.

Del público le lanzaban directamente contra su mejilla un objeto, que parecía un sombrero de tela.

Ante el incidente, Francisco reaccionó con la amabilidad que le caracteriza y con una gran sonrisa sonrió saludando a la gente, que lo aclamaba.

Numerosos adeptos al Papa Francisco han expresado su pesar frente al lanzamiento del objeto a la autoridad máxima de la Iglesia Católica, alegando que independientemente del credo, se trata de una autoridad y una persona mayor.

Muchos tacharon de un “claro acto de intolerancia y gravísima falta de respeto”, diciendo que “si se lo hubieran hecho a un homosexual, claramente habrían tachado a esa persona como homófoba”.

Este es el momento en el que Francisco recibe el golpe inseperado

Ciertamente, algunos opinan que el lanzamiento pudo haberse dado sin ninguna mala intención.

Pero muchos otros lo han interpretado como una clara protesta, ya que una buena parte de la población ha manifestado estar en contra de la visita del representante de la Iglesia Católica, como muestra al rechazo por los supuestos abusos sexuales cometidos por varios clérigos católicos en Chile, y en el mundo entero.

Ante el claro ambiente de rechazo, Francisco optó por reunirse con víctimas de sacerdotes chilenos que abusaron sexualmente de ellas, dijo Greg Burke, vocero de El Vaticano.

Francisco se había solidarizado públicamente con el dolor que afecta a tantos niños abusados por clérigos.

Durante una reunión con religiosos en la Catedral de Santiago mencionó que seguía con detalle a las víctimas para darles la ayuda necesaria a fin de que “puedan superar ese doloroso mal”.

Esta es la segunda ocasión en que Francisco alude al tema de los abusos, que no estaba en su agenda de la visita, pero que se volvió relevante tras las protestas recientes de cara a su visita.

EFE / AFPES

Uno de los escándalos ocurrió tras salir a la luz una carta suya fechada el 31 de marzo de 2015, que reveló la semana pasada que el pontífice estaba al tanto de las repercusiones negativas que tendría la designación del obispo Juan Barros en la diócesis de Osorno.
Barros fue discípulo del cura Fernando Karadima, el mayor pedófilo conocido en la iglesia chilena, que fue castigado por la moderna inquisición a una vida de oración, mientras es cuidado por un grupo de religiosas.

Independientemente de los motivos que llevó a la persona a cometer tal agresión, los medios han destacado la amable reacción del Pontífice. Es verdad que aunque sobren las razones para mostrar un rechazo hacia una persona, eso no justifica el uso de la violencia, peor aún tratándose de una persona de la tercera edad.

¿Qué opinas de este polémico incidente y la reacción del Papa Francisco? Déjanoslo saber en los comentarios y comparte esta noticia.