Cuando un hombre encontró a un perro, una mezcla de pointer de 2 años, con su hocico totalmente deformado, sintió vergüenza de la humanidad.

El hallazgo desgarrador tuvo lugar en las calles de Tijuana. El pobre perro fue visto buscando desesperadamente algo de comida, mientras los residentes locales le lanzaban agua hirviendo y piedras, aparentemente porque les molestaba sus deformidades.

Dwayne era el nombre del inocente perro que fue encontrado con el hocico deformado 

perro

Quien lo rescató, logró dar con el desalmado dueño anterior del can. Y lo que descubrió lo dejó realmente indignado y devastado. Le había vendado la boca con un cruel bozal de alambre, pero además lo golpeaba regularmente con palos.

Pero resulta que cuando el perro fue rescatado, el sujeto se encontraba en la cárcel pagando por un delito no relacionado con el peludo. Lo que obligó a Dwayne a tener que valerse por sí solo en las calles.

El resultado fue realmente deprimente, ya que además del hambre y la desolación, fue atacado por dos perros enormes, que le dejaron graves heridas en la cabeza y perdió sus orejas.

Afortunadamente, fue llevado al Helen Woodward Animal Center, un refugio de animales ubicado en Rancho Santa Fe, California. En ese bendito lugar, tienen la convicción de que “los animales ayudan a las personas y las personas ayudan a los animales a través de la confianza, el amor incondicional y el respeto, creando un legado de cariño «.

Dwayne pronto pasó de un pasado de abusos a las manos más amorosas

A pesar de todo el trato horrible que había sufrido el perro, no tenía nada más que amor para ofrecer a cada persona que conocía. Agachaba la cabeza, ofrecía una lamida y presionaba suavemente su cuerpo contra cualquiera que se acercara.

El refugio estaba decidido a darle la vida que se merecía. Así que los especialistas dedicaron todos sus energías, su amor y su tiempo, para repararle su pierna delantera y su codo severamente malformados.

Dwayne también fue sometido a una cirugía de reconstrucción facial para ayudarlo con la mutilación extrema de su hocico que sufrió.

Incluso, un renombrado instituto de terapia con células madre, Vet-Stem Biopharma, se ofreció a proporcionarle un tratamiento de vanguardia para ayudar al proceso de curación de Dwayne. Y es que el perrito tocaba tantos corazones, que eran miles los que querían ayudarlo.

El procedimiento generalmente cuesta alrededor de 2,500 dólares, pero el Dr. Schaffer de Vet-Stem Biopharma, estaba tan profundamente conmovido que lo operó sin cobrar un solo dólar.

Además, en el refugio le dieron terapia con láser, para sanar más rápido las áreas afectadas por sus cirugías de reconstrucción facial. Todos estaban empeñados en que Dwayne experimentara una verdadera transformación. Después de todo, lo merecía.

Se ha demostrado que los tratamientos con láser aceleran el proceso de curación, reducen la inflamación y ayudan con el dolor. Era realmente triste ver cómo el perrito experimentaba mucho dolor en todo el proceso, pero el luchó como un gran campeón, y casi no se quejaba.

Todos quienes se sintieron tocados con su historia pusieron su granito de arena y finalmente se recaudaron más de 40,000 dólares para su recuperación. Después de meses de terapias, desvelos, sufrimiento y dolor, Dwayne estaba listo para ser adoptado.

El refugio quiso ir más lejos ofreciendo cubrir la mitad de sus gastos veterinarios de por vida, con tal de comprometer a su posible familia para siempre, de que lo llevara con regularidad al centro.

Así fue como finalmente apareció su ángel, Kelly Nelle, quien no dudó un segundo en ofrecerle un hogar amoroso, y prometió ser la dueña más responsable del mundo.

Es realmente emotivo ver cómo Dwayne ahora está olvidando su traumático pasado, y está aprendiendo a ser un perro otra vez.

Dwayne pasa el día en el sofá, rodeado de juguetes, y siendo acurrucado por su madre que lo adora. Es un verdadero milagro ver cómo este indefenso perrito logró desafiar todas las probabilidades, mostrando al mundo su transformación inspiradora.

Dwayne nunca se dio por vencido y ahora está reescribiendo su historia, está decidido a ser feliz para siempre. ¡No podemos menos que derramar lágrimas de felicidad!