El angustiante pero exitoso hallazgo de 12 niños tailandeses en edad escolar junto a su entrenador de fútbol, despertó la esperanza en sus familiares y en los más de 1.000 efectivos involucrados en su búsqueda.

Desde que fueron invadidos por una torrencial lluvia en una cueva de de 10 kilómetros de longitud, en Chiang Rai, el pasado 23 de junio, no se ahorraron esfuerzos por encontrarlos y finalmente el día de ayer fueron encontrados con vida.

Tras 9 días de intensa búsqueda y después de al menos haberlos encontrado con vida, ahora queda un reto aún mayor: sacarlos a todos a la superficie y al parecer, podrían permanecer durante meses en el interior de la cueva hasta que eso suceda.

“Vamos a enviar comida para al menos cuatro meses y enseñaremos a los 13 a bucear, mientras continuamos drenando el agua que inunda las galerías de acceso a la cavidad donde permanece atrapado el grupo”, indicó en un comunicado el capitán Anand Surawan, de las Fuerzas Armadas tailandesas.

El gobernador de Chiang Rai, Narongsak Osottanakorn, por su parte, confirmó que los 12 niños de entre 11 y 16 años, y el entrenador, de 26 años, fueron finalmente encontrados todos con vida.

Fuentes oficiales dijeron que 1.300 personas participaron en el rescate y que ninguna de las víctimas sufre problemas críticos de salud, después de que enviaran un equipo de médicos para evaluarlos exhaustivamente.

Sin embargo, se desconoce cuántos días exactamente les tomará sacarlos a todos al exterior. “No los vamos a sacar hasta que encontremos una forma totalmente segura”, declaró el gobernador.

Un equipo de buzos logró llegar anoche hasta la cavidad donde se guarecían el entrenador y los pequeños.

“¡Gracias!.. ¿Qué día es hoy?… ¡Tenemos hambre!”, fueron las sobrecogedoras frases que intercambiaron lAS VÍCTIMAS CON LOS RESCATISTAS.

“Son muy fuertes… Mucha gente está viniendo. Nosotros somos los primeros”, dijo un rescatista.

El grupo fue encontrado en un terreno elevado cerca del agua que inunda los pasadizos y a unos cuatro kilómetros en el interior de la cueva del parque natural Tham Luang-Khun Nam Nang Non, en la norteña provincia de Chiang Rai, por donde ingresó el grupo el pasado 23 de junio.

Escenas emocionantes se vivieron cuando los padres de los pequeños rompieron a llorar al conocer la alentadora noticia de la desaparición:

“Hoy es el mejor día de mi vida, me habían dicho que había el 50% de probabiblidades de que estuvieran muertos. Pero hoy nos han devuelto la esperanza”, dijo una madre emocionada.

La operación del rescate se vivió minuto a minuto y fue transmitida por todos los medios a todos los tailandeses, quienen esperaban con ansias la buena noticia, gracias a  la ayuda del Ejército tailandés y expertos de Estados Unidos, Japón, China y Australia, quienes se involucraron activamente en el rescate.

Los padres pudieron seguir de cerca la transmisión del intento del rescate

Hoy enviarán los alimentos que necesitan para mantener con vida al grupo por 4 meses, así como las medicinas para asistirlos en sus primeras necesidades.

El principal impedimento que encontraron a su paso para poderlos rescatar fueron los estrechos pasadizos inundados a lo largo de la cueva, la cuarta más larga de Tailandia, que experimenta diversos cambios de nivel.

Youtube

Se utilizaron más de 20 bombas de extracción para reducir el nivel del agua en las partes inundadas, tarea que se vio dificultada por el mal temporal propio de esta época en Tailandia.

Verdaderamente, es angustiante que aunque se los haya encontrado con vida, no haya otra manera de sacarlos y los familiares tengan que mantenerse en la sosobra de que llegue algún día no lejano en que puedan finalmente fundirse en un profundo abrazo.

Comparte la noticia del impactante rescate de estos pequeños con tus amigos. Fuerza a sus familiares y sabiduría a los expertos para que este rescate tenga el final que todos esperamos.