Para los miembros de la realeza, soñar con una vida normal es casi imposible, el lente de la prensa siempre estará al pendiente de cada movimiento que realicen sea bueno o malo, todo se mostrará ante el mundo entero.

Todos recordamos a la princesa Diana de Gales con mucho cariño, esta hermosa mujer que hizo que cualquier mujer soñara con convertirse en una princesa. Su trágica muerte dejó estragos en los corazones de sus muchos seguidores; para sus dos hijos fue devastador enfrentarse a su pérdida.

Los hijos de la princesa Diana, el príncipe William y el príncipe Harry le dieron el último adiós a su madre siendo muy jóvenes. Esta mujer solo quiso lo mejor para sus hijos y aunque entendía la gran responsabilidad que traía ser parte de la realeza, intentó enseñarles valores como la humildad, la sencillez y el amor por el prójimo.

Tal vez estos valores enseñados por la princesa Diana fue lo que motivó a sus dos hijos casarse con chicas plebeyas; es que, aunque por fuera parecen muy diferentes, estas hermosas y valiosas mujeres han mostrado ser muy parecidas en muchos aspectos a la recordada Diana de Gales.

Y estas son las cosas que tienen en común:

1. La principal y la más notoria similitud es que ambas no eran de la realeza. Kate y Meghan eran plebeyas y, a pesar de eso, los príncipes miraron más allá de las etiquetas sociales para enamorarse de su alma.

2. Siguiendo el ejemplo de su difunta suegra, Meghan y Kate trabajan de manera muy amable con la prensa. A pesar del hostigamiento que pueden recibir estas mujeres, logran que esto no las moleste.

3. Debido a sus orígenes como mujeres comunes, ambas princesas aman la normalidad en sus vidas. Los príncipes cuentan cómo su madre les enseñó a tener algo de normalidad en sus ostentosas vidas; tal cual son ambas princesas, sobre todo Kate quien ya tiene bebés a los cuales llena de amor e intenta estar presente para ellos siempre.

4. La fallecida princesa Diana pasó su vida entera ayudando a fundaciones y organizaciones, sus nueras no podían ser diferentes y ambas trabajan para hacer este un mundo mejor.

Kate trabajó en muchas fundaciones ayudando a personas en los lugares más remotos que puedas imaginar, esto lo hacía incluso antes de conocer a su príncipe, cosa que compartían en común pues él también realizó actividades parecidas.

Meghan, desde muy pequeña supo quién era y ha participado en debates sobre las problemáticas de desigualdad de género, incluso ha trabajado con políticos para que las mujeres sean vistas como iguales.

5. Ambas son profesionales y exitosas, el hecho de haberse “ganado la lotería” al casarse con un príncipe no es todo lo que estas mujeres tienen para aportar al mundo pues ambas habrían logrado grandes metas incluso sin tener que vincularse con la familia real.

Afortunadamente, enamorarse de alguien con tanta influencia solo fue un bonus para estas talentosas princesas.

6. El parecido con su suegra la princesa Diana no es solo interno pues ambas son hermosas y lo saben; al igual que su suegra, estas mujeres son iconos de la moda.

¿Y cómo no serlo? Con el legado que les dejó la princesa Diana, a quien estas mujeres admiran enormemente.

upsocl

¿Quién no querría parecerse un poco a su suegra si se trata de este mismísimo icono de la fuerza y feminidad como lo fue la princesa Diana?

¿Conocías todos estos detalles y similitudes entre las princesas? ¡Compártelos con tus amigos!