Una terrible y triste historia se desarrolló en una tranquila ciudad de Argentina. Alberto Aranda y su mujer, Mara, en diciembre tuvieron que despedirse de Ciro, su único hijo, un bebé de un año y dos meses.

La pareja había decidido que el cuerpo del niño reposara en nichos y no en la tierra pero en el cementerio de Nicanor Otamendi, situado cerca de Miramar, provincia de Buenos Aires, Argentina, no construiría los habitáculos hasta febrero del siguiente año.

Teniendo en cuenta esta situación, el ataúd de Ciro fue llevado a un depósito del cementerio para reposar hasta que terminaran la construcción y fuera a su lugar final de descanso. En la habitación, de 5 metros de largo y 3 de ancho, también reposaban los ataúdes de varios adultos.

Ciro murió con sólo 1 año y 2 meses.

El pasado 24 de diciembre la pareja fue a llevarle flores a su bebé por Navidad y descubrieron algo macabro: el cuerpo de su bebé no estaba en el ataúd.

Mara, sin quererlo, deslizó la tapa del féretro: el cuerpo de Ciro no estaba.

Así descubrieron que estaba vacío.

“Habíamos venido a traer flores a nuestro bebé, se corrió la tapa cuando acariciamos el féretro y vimos que nuestro bebé no estaba. El responsable acá no sé quién es, si es la Municipalidad o quién es”, cuenta Alberto en un video que rápidamente se viralizó.

Este es el video que hizo la pareja, donde Alberto explica la situación y muestra el cajón vacío.

Ciro falleció a causa de una neumonía y su partida fue un golpe terrible para ellos. Ahora, la muerte de Ciro no es lo único que pesa sobre sus corazones, también tienen que lidiar con este incidente tan irregular que los ha afectado profundamente.

Alberto y Mara hicieron la denuncia policial y, lamentablemente, como describe la prensa local, este repudiable hecho se asemeja con lo sucedido en marzo de este año, cuando el cadáver de un bebé de 2 años apareció mutilado en las inmediaciones de un arroyo sobre la ruta 11, entre Miramar y Mar del Sud.

Días después se comprobó que el cuerpo había sido robado del mismo cementerio de Otamendi, aunque en ese caso el cajón no estaba en depósito, sino que fue desenterrado y ultrajado previamente.

Descubrir que el cuerpo no estaba devastó a la pareja.

Por ese hecho fue detenido el encargado del cementerio, Juan Carlos López, quien en un momento había sido imputado por encubrimiento y falso testimonio. Para la fiscal del caso, Ana María Caro, Juan Carlos es sospechoso de haber colaborado o facilitado, por acción u omisión, la profanación de la tumba de Matías, el niño que había muerto el 10 de marzo tras asfixiarse con una “bombucha”, una especie de globo pequeño muy popular en Argentina.

Después el hombre fue excarcelado ya que la Justicia consideró que, “Robar un cadáver es una contravención y no un delito penal”. 

YO QUIERO ENCONTRAR A MI HIJO

"YO QUIERO ENCONTRAR A MI HIJO" Testimonios de los papás de Ciro Aranda a Canal 10 de Mar del PlataAlberto y Mara explicaron su sentimiento tras el robo del cuerpo de su hijo de 15 meses en el cementerio de Otamendi. "Se corrió la tapa del cajón, me animé a abrirlo y estaba vació", contó el padre..Mientras buscan el cuerpo de su hijo Ciro, Alberto y Mara no encuentran consuelo. El último domingo decidieron ir al cementerio de Otamendi a llevarle flores a su bebé de 15 meses, cuando se encontraron con una escena tan inesperada como dolorosa. “Entramos y vimos que arriba del cajoncito la cosa estaba distinta. Faltaba una cruz y un corazón que tenía arriba. Con mi señora acariciamos el cajón, se corrió la tapa y nos asustamos. Mi señora y mi suegra salieron para afuera. Yo me animé a levantar la tapa y me encontré con el cajón vacio. Se robaron a mi bebé”, relató Alberto en diálogo con Telediario..“Íbamos a dejarle flores. Habíamos venido el sábado 16 de diciembre, cuando él cumplió 15 meses. Ahí no había nada extraño, estaba todo como lo habíamos dejado. Nosotros pensamos que fue el sábado a la noche, porque el día anterior vino mi cuñada, miró por la ventana y se vio todo normal”, señaló el padre del bebé. “Estábamos esperando el nicho, que se iba a fabricar en enero. Él iba a estar acá hasta que se fabriquen los nichos”, agregó..Tanto Alberto como Mara se quejaron por la precariedad del cementerio, que tiene un paredón incompleto. “Acá no hay sereno. No hay cámaras, no hay luz. El perímetro está roto, hay mucha precariedad. Anteriormente, para Pascuas, había pasado lo mismo. Encontraron un bebé en Mar del Sur y se constató que era de este cementerio. Qué casualidad que ahora nos roban el bebé a nosotros. Acá no se hizo nada para arreglar el perímetro”, destacó Alberto, quien afirmó que “a 80 metros del cementerio encontraron el metálico de nuestro bebé, forzado. Lo encontraron en una fosa abierta”..Por su parte, Mara mantiene la fe en la búsqueda pero esgrimió críticas hacia el poder político. “Confiamos en la búsqueda. Con la contención del intendente y del delegado, yo estoy totalmente disconforme. Pero ahora el objetivo es encontrar a Ciro y encontrar al culpable de esto. Y que no vuelva a pasar, porque no puede ser que entren a un cementerio y se lleven un cuerpo. Le puede pasar a cualquiera”, aseguró. “Para nosotros esto es desgarrador. Estamos desesperados, lo estamos buscando a Ciro”, cerró Alberto.

Publicada por InfoMiramar en Jueves, 28 de diciembre de 2017

Esperamos que el cuerpo del pequeño Ciro se recupere pronto y sus papás puedan velarlo en paz.

No cabe duda de que necesitamos recuperar muchos valores en nuestra sociedad… ¡Compártelo!