Sandra Marín, de 33 años, tenía mucha ilusión de someterse a una operación estética para aumentar el volumen de sus senos, reafirmarlos y realizarse una abdominoplastia. Acudió a la Clínica La Salud en Cádiz para ser operada el pasado 31 de octubre acompañada de su madre, finalmente haría uno de sus sueños realidad logrando tener la apariencia que deseaba.

Pero lo que jamás imaginó era que todo terminaría con una horrible tragedia que dejaría a su familia enlutada y a sus dos hijos huérfanos de 12 y 14 años.

Juana, la madre de Sandra compareció ante un medio de comunicación por primera vez después de la muerte de su hija para ofrecer declaraciones y pedir justicia.

“El cirujano me dijo que la intervención había salido perfecta”, relató la madre de la paciente fallecida.

“Subieron a mi hija a la habitación y ya venía con el oxígeno y diciendo que no podía respirar y que tenía mucho sueño. Conforme pasaban los segundos se iba poniendo pálida, se ponía pálida, pedimos ayuda y acudieron médicos y enfermeras, pero poco después me dijeron me había fallecido”.

Sandra falleció por un parto cardíaco después de ser sometida a una operación estética, pero a su madre todavía no le han dado ninguna explicación.

Su madre relató: “Esto ya no tiene reparo, me han quitado un pedacito de mí, esto no tiene reparo, yo tenía tres hijos y me he quedado con dos. Esto no se puede reemplazar como si fuera un mueble. Esto ya no tiene solución. A mí me han quitado a mi hija y a mis nietos le han quitado a su madre”, dijo la devastada madre.

Juana lamentó además que no ha recibido ninguna explicación de parte del personal médico del hospital.

“El hospital no ha hablado con nosotros. El hospital aquella noche se quedó solo, allí no dio la cara nadie. El pésame nos lo han dado por la prensa y eso no nos vale para nada”, dijo Juana.

La clínica La Salud emitió un comunicado respecto al caso que se difundió en los medios masivos donde expresaron sus condolencias a los familiares y amigos de la paciente fallecida y explican que aplicaron todos los protocolos necesarios para el caso.

La madre lo que pide es humanidad, “no son humanos”, afirmó.

“Yo no entiendo de protocolos, yo entiendo de humanidad, de personas, de corazón, y esa clínica para mí no lo ha tenido. A mí no me vale que me pongan un pésame en la prensa. Es una clínica como las máquinas, de hacer dinero. No son humanos”, dijo Juana.

El caso está siendo investigado por las autoridades y se esperan los resultados de la autopsia que estará tutelada por el juez.

Álvaro Illesca, abogado de la familia, pidió prudencia hasta que se conozcan los resultados de la investigación. “Una vez que los tengamos, llegaremos hasta donde tenga que llegar y se exigirán todas las responsabilidades”.

El letrado alegó que no comprende que la clínica argumente que Sandra presentaba un déficit de plaquetas. “Me parece increíble esto, el cirujano pidió antes de la cirugía un análisis de sangre y decidió hacer la intervención porque no había ningún riesgo. La familia tuvo que asumir el costo de las bolsas de plaquetas requeridas por un monto de 800 euros”.

Asimismo, lamentó que el centro de salud no se haya comunicado directamente con la familia de Sandra después de su muerte. Resaltó que, aunque todas las cirugías con anestesia general tienen riesgos, la que le practicaron a Sandra es muy común.

“La practican diariamente en cientos de clínicas y nunca tiene resultado de muerte”.

LVD

El testimonio de Juana ha conmovido a miles de personas que han expresado su apoyo a su familia en tan duro momento y se han unido a su petición de que se haga justicia aunque nada podrá reparar la pérdida de su amada hija. Comparte esta noticia.