En Argentina había sido aprobado el texto de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo el pasado 14 de junio por la Cámara de Diputados, pero finalmente y tras un largo debate el Senado rechazó la propuesta de legalizar el aborto hasta la semana 14 de gestación con 38 votos en contra y 31 a favor y 2 abstenciones.

Así que el aborto en ese país seguirá siendo un delito que podría ser penado hasta por cuatro años de prisión.

La discusión generó una gran polémica desde que se propuso legalizar el aborto no solamente en casos de presunta violación y peligro de salud de la madre. El debate del Senado tuvo una duración de 16 horas.

La propuesta no puede ser presentada nuevamente hasta el año que viene y las reacciones por el rechazo de la medida no se hicieron esperar.

Las calles se inundaron de propuestas que necesitaron control de las fuerzas de seguridad del estado, hubo personas detenidas y se desató un caos en las adyacencias del Senado.

A pesar de que la ley no fue aprobada, muchos legisladores alegaron que es la primera vez que la iniciativa de legalizar el aborto había logrado llegar tan lejos. Llegó a plantearse en el Congreso en seis oportunidades, pero en ninguna se debatió.

Los legisladores que se opusieron argumentaron que el proyecto va contra la constitución por no velar por la vida del bebé, ellos estiman promover políticas de educación sexual que puedan reducir el número de embarazos precoces y no deseados.

En las afueras del Congreso se concentraron miles de personas, algunas a favor y otras en contra de la medida que generó una polémica en todo el país.

Luis Naidenoff, un legislador del partido oficialista que estaba a favor de la legalización del aborto alegó que “es un problema de salud de pública”, comentó que miles de mujeres mueren cada año por someterse a abortos clandestinos.

El senador Esteban Bullrich, ex ministro de Educación en la gestión de Mauricio Macri, católico y provida comentó: “No será menos trágico un aborto que se haga en un quirófano. No, será igual de trágico. El objetivo es que no haya más abortos en Argentina, eso es aspirar a más”.

Aunque el debate terminó a las tres de la madrugada, las calles estaban llenas de manifestantes que rechazaban la decisión. Comparte esta noticia.