La triste imagen del pequeño de 6 años que tuvo que celebrar su cumpleaños solo, porque ninguno de sus compañeros asistió, le dio la vuelta al mundo.

La madre de Teddy Bollinger, Sil Mazzini, compartió la fotografía del desolador momento con un periodsita de un medio local de Tucson, Arizona.

Inmediatemente se volvió viral después de que a miles de personas se les rompiera el corazón al saber que Teddy tenía sólo una ilusión: celebrar su sexto cumpleaños con sus compañeros de clase.

La madre le había ofrecido al pequeño un viaje a Disneyland por su cumpleaños, pero Teddy sólo quería una fiesta de pizza con sus amigos. Sil había enviado 32 invitaciones a sus amiguitos, pero tristemente tuvo que comer solo en la mesa preparada en Peter Pipper Pizza.

Pero la historia empezó a dar un giro inesperado cuando cientos de usuarios empezaron a enviar sus felicitaciones a Teddy para que se sintiera acompañado en esa fecha tan especial.

Sin embargo, el corazón de Teddy realmente se compuso cuando recibió un mensaje nada menos que de los Phoenix Suns, el emblemático equipo de la NBA, invitándolo a su partido de la noche del miércoles contra Los Ángeles Lakers de LeBron James.

Los Phoenix Suns ofrecieron darle a Teddy un verdadero homenaje de cumpleaños, como cualquier niño de su edad se merece, pero especialmente después de que le rompieron el corazón de esa manera.

Fue así como los astros del baloncesto cumplieron su promesa y el pequeño se convirtió en una de las estrellas del partido más esperado.

Teddy fue tratado como un personaje VIP de principio a fin y numerosos medios locales reportaron todas las sorpresas que los Phoenix Suns prepararon para el niño.

Incluían una equipación con su nombre, el acceso a la pista y a los jugadores, estar rodeado de las modelos más guapas de Arizona y tener muchos regalos sólo para él.

“¡Es impresionante!, es el día más feliz de mi vida”, dijo Teddy sin poder cerrar la boca ante el asombro de tantas emociones en un sólo día.

Aunque estuvo repleto de sorpresas, el pequeño declaró en una entrevista que lo que sin duda más le gustó fue haber podido “chocar las palmas con sus jugadores favoritos” y convertirse en la estrella del equipo. ¡Un sueño hecho realidad!

En la cuenta de Twitter del equipo recogieron el emotivo momento con una fotografía que quedará grabada en la memoria del pequeño para siempre:

“¿Mencionamos que es el primer partido de la NBA para Teddy?”

Era justo que el día más triste de un niño de 6 años se convirtiera en el más feliz de su vida.

ABC

Una gran lección para tantos padres, a fin de cuentas ellos son los responsables de crear conciencia sobre el gran dolor que se puede producir cuando se hace un desplante de esas características a un niño tan pequeño. Nos alegramos por Teddy, se lo tenía muy merecido.

¡Comparte este gran final feliz con tus amigos!