La policía migratoria de Estados Unidos ha acatado la legislación establecida por Donald Trump contra las personas indocumentadas que han viajado a ese país en busca de mejores oportunidades huyendo de la pobreza y la delincuencia que azota sus naciones.

Muchos niños han sido separados a la fuerza de su familia por las severas políticas migratorias. El dramático momento en el que una madre de Honduras se encuentra con su hijo y este no la reconoce negándose a abrazarla ha causado conmoción en las redes sociales.

https://www.facebook.com/aclu/videos/465389703937571/

La madre rompió en llanto cuando se reencontró con su hijo después de cuatro meses de haber sido detenida por ICE, el pequeño no reaccionó como cualquier niño al ver a su madre tras el trauma de la separación que sufrió.

La señora Reyes Mejía y su esposo Ever escaparon de Honduras huyendo de la violencia y buscaron asilo para ellos y sus dos hijos en Estados Unidos. El padre viajó con su hijo Sammy, (fue llamado así por la organización que publicó el vídeo para proteger su identidad) de 3 años y luego lo hizo la madre junto a su bebé de tres meses, ella también estuvo detenida pero no la separaron de su hija.

Los funcionarios de inmigración le dijeron a Ever que era necesario que firmara documentos ante un juez de inmigración y cuando regresó su hijo había sido trasladado a otro lugar.

A Sammy lo separaron a la fuerza de su padre y lo mantuvieron en un centro de crianza junto a otros niños en Grand Rapids, Michigan. El pasado 10 de julio los funcionarios reunieron a la familia en el Aeropuerto Internacional George Bush de Houston, pero Sammy no se mostraba complacido de ver a su madre.

“Mi hijo está traumatizado”, dijo ella después de que su hijo no correspondiera su abrazo.

El vídeo fue publicado por American Civil Liberties Union, una organización que trabaja por la defensa de los derechos humanos.

“Mi amor, soy tu mami, papi. Soy tu madre”, le decía a su hijo.

Según la organización ACLU hasta el pasado 23 de agosto 528 niños inmigrantes permanecían bajo la custodia del gobierno de Estados Unidos. Actualmente un juez federal se encarga de supervisar una demanda contra el gobierno que ordena a las autoridades reunir a todas las familias separadas.

Más de 300 padres fueron deportados a sus países de origen y no se han reunido con sus hijos.

Más de 2.500 niños han sido separados de sus padres desde que se aplicaron las estrictas políticas migratorias reforzadas por Donald Trump en Estados Unidos que exigen procesar a todos aquellos ciudadanos indocumentados que crucen de manera ilegal la frontera.

El daño que han causado a los niños no tiene precedentes, muchos activistas luchan por combatir esta desgarradora situación que vulnera los derechos de los más pequeños al dejarlos completamente desamparados en medio de las dificultades de abandonar su entorno para buscar un mejor futuro.

Daily Mail

El vídeo de este reencuentro está conmoviendo a millones de personas y sirve para crear conciencia sobre estas medidas. ¡Compártelo!