En medio de las profundas quejas del pueblo puertorriqueño por el poco apoyo recibido desde Estados Unidos, Donald Trump visitó el país afectado por el reciente Huracán María, en un intento por tranquilizar a los ciudadanos.

Trump se reunió con los socorristas y recorrió una calle dañada en una rápida gira por la isla, prometiendo compartir parte de la generosidad de las arcas de la nación para brindar alivio.

El presidente también pareció culpar a la isla y a sus 3,5 millones de residentes por haber lanzado el presupuesto federal “un poco fuera de control”.

“Odio decirte Puerto Rico, pero has lanzado nuestro presupuesto un poco fuera de control”, dijo Trump con una sonrisa.

“Porque hemos gastado mucho dinero en Puerto Rico y eso está bien, hemos salvado muchas vidas”.

Pero fue en la visita de Trump a la Capilla del Calvario en San Juan, cuando el presidente protagonizó otro polémico momento, que trajo una vigorosa respuesta del público local.

En primer lugar, el presidente entregó paquetes de arroz de marca “Arroz Rico” a más de 200 personas que vinieron a verlo y a recoger suministros.

Entonces, en un acto que desató inmediatamente una ola de opiniones en la red, el presidente comenzó a lanzar rollos de toallas de papel a la muchedumbre, como si de jugar al baloncesto se tratara.

Uno por uno, el presidente disparó una sucesión de rollos hacia la parte de atrás de la multitud, enviándolos en alto con las yemas de los dedos.

Numerosos internautas se mostraron indignados o se burlaron de la forma en la que Trump lanzaba las toallas. Algunos internautas compararon el lanzamiento de las toallas con tiros del baloncesto.

“Muchos dicen que cada tiro fue un triple. ¡Los mejores tiros de toallas de papel de la historia!”

Otros usuarios de las redes se lamentaron de que nadie devolviera las toallas al mandatario. “Lo veía esperando que alguien lanzara una contra él”, comenta una internauta. “Con un yunque atado a ella”, sugiere otro.

“Falta de respeto en Puerto Rico. Trump arrojando papel toalla a las víctimas del huracán”, ha criticado el periodista mexicano Jorge Ramos.

Falta de respeto en Puerto Rico. Trump arrojando papel toalla a las víctimas del huracân. Lack of respect in Puerto Rico. Trump throwing paper towels to the victims of hurricane Maria.

Publié par Jorge Ramos sur mardi 3 octobre 2017

Así también, muchos internautas se mostraron sorprendidos por el hecho de que el mandatario pareciera divertirse al margen de las circunstancias de su visita. “Nuestro presidente se comporta como el presentador de un concurso y nunca permite que la gravedad de la situación le impida pasarlo bien”, asegura un usuario de la red social.

Otros han cuestionado el uso de toallas de papel como ayuda humanitaria. “¿Se supone que se usan para embeber la indignación?”, se ha preguntado una usuaria de Twitter. “Esta es la ayuda que esperaban los puertorriqueños. La distribución magnánima de toallas de papel por Trump les ayudará mucho a enjugar las lágrimas”, ha agregado otra.

Mientras tanto, otros internautas han elogiado los esfuerzos del presidente. “El mejor presidente estadounidense de la historia. ¡Es tan obvio que la gente lo ame!”, comenta un tuitero. De hecho, mientras Trump distribuía los suministros, hizo una breve pausa para hacerse un ‘selfie’ con alguien, después de lo cual aseguró que “hay mucho amor en esta habitación”.

Además del vergonzante episodio de los rollos de papel, Trump se reunió con funcionarios militares, de la patria y del gobierno local para evaluar la respuesta a la catástrofe. La tormenta destruyó la infraestructura de la isla y ha resultado en la muerte de 16 personas hasta ahora.

“Cada muerte es un horror”, dijo Trump.

Daily Mail / Reuters

En cuanto al gobernador Ricardo Rosselló, Trump preguntó: “¿Cuál es su número de muertos a partir de este momento, 17? – Dieciséis personas certificadas – dijo. A lo que Trump repuso: “Dieciséis personas frente a las miles que se cobraron en Katrina. Usted puede estar muy orgulloso. Dieciséis versus literalmente miles de personas”. Comentarios que las autoridades civiles y ciudadanos en general no dejan de condenar, en vista de la inmadurez del mandatario.

Pero la mayor parte de las declaraciones de Trump se centraron el martes en elogiar la respuesta de su administración al destructivo huracán María, aun cuando más de la mitad de los residentes todavía no tienen acceso al agua potable y casi toda la isla sigue sin energía eléctrica.

¿Qué opinas de este vergonzoso episodio protagonizado por Trump? Comparte esta noticia con tus amigos.