Miguel Retamar tiene 11 años, vive en Argentina y a su corta edad ha tenido que enfrentarse al doloroso hecho de perder a su madre para siempre hace cinco meses.

En medio del dolor, él encontraba consuelo viendo en su teléfono móvil los recuerdos de su mamá, ahí tenía almacenadas fotos, vídeos y audios donde ella le decía cuánto lo quería.

El pasado lunes acompañó a su abuela al banco para cobrar su pensión y cuando se bajó de un taxi perdió el teléfono móvil que tenía su tesoro más preciado.

“Acompañé a mi abuela el lunes, nos tomamos un remis (un taxi de una empresa privada) y cuando llegamos noté que no tenía el teléfono móvil y que el vehículo se había ido”, relató el niño durante una entrevista para un medio de comunicación local.

El dispositivo es marca Samsung Galaxy, modelo J1 Ace de color negro, tiene una grieta en la pantalla de dos centímetros.

Desde que Miguel tenía un año su madre Pabla se mudó junto a él a la casa de su abuela Amanda. Desde entonces los tres eran un gran equipo y se volvieron inseparables.

Jamás pensaron que Pabla se iría repentinamente tras ser diagnosticada con un cáncer terminal. El destino los sorprendió con la trágica pérdida que dejó un vacío irreparable en el corazón de Miguel y el de su abuela Amanda, quien ahora se encarga de velar por la educación y el bienestar del niño.

Miguel ha sido muy valiente, es muy sensible, cuida a su abuela y juntos superan el duelo que los invade.

Solía escuchar con mucha frecuencia los audios de su madre en su teléfono móvil y veía las fotos de los momentos que compartían.

Mientras Pabla permaneció ingresada en el hospital lo llamaba varias veces al día para motivarlo a ir al colegio, preguntarle por sus deberes y expresarle su cariño. También le enviaba audios a través de las aplicaciones de mensajería instantánea.

Cuando Miguel perdió el teléfono se desesperó mucho, estaba desconcertado y muy triste. Decidió publicar en Facebook una petición de ayuda para encontrar el dispositivo.

“No tenía tantas fotos ni vídeos, pero eso me hacía recordar a mi mamá. Un tío me dijo que vaya a Canal 8 a ver si me podían ayudar, pero no encontramos al conductor, el coche era blanco y amarillo”, relató.

Miguel suplica que lo ayuden a recuperar su teléfono, tiene esperanza y sueña con que se lo devuelvan. “Necesito escuchar los audios donde mi mamá me decía que me quería”.

TN

Su abuela lo consuela en este duro momento y pide a quien tenga el teléfono móvil que lo regrese alegando que están dispuestos a pagarlo si es necesario.

Si alguna persona logra tener información sobre el paradero del teléfono de Miguel puede comunicarse a estos números de teléfono: 264 – 4593165 o 264 – 4215938. Comparte esta petición, Miguel lo agradecerá mucho.

Te recomendamos