Los miembros pertenecientes a las instituciones de seguridad y protección de un país, arriesgan sus vidas para la defensa de su nación. Muchos soldados deben alejarse de su hogar, reducir el tiempo con su familia y amigos, y sacrificar su bienestar físico cada día.

Por estas razones, los ciudadanos tienen gran respeto y admiración a la grandiosa labor que realiza cada miembro perteneciente a las fuerzas armadas de su país. Los estadounidenses tienen como cultura enaltecer el trabajo realizado por sus tropas, debido al noble servicio de sus soldados durante décadas.

Los soldados no dejan de ser héroes en el anonimato y varios sectores les ofrecen ciertos beneficios en su honor. Por ejemplo, las aerolíneas les dan un tratamiento especial a los soldados activos o en retiro, como abordar antes al avión, pero al final viajan como cualquier otro pasajero.

Hace poco se hizo viral una historia en la red social Facebook. Todo ocurrió durante el abordaje de una aeronave, como es habitual, primero tomaron asiento los pasajeros de primera clase y después los pasajeros que viajan en clase turista. Dentro del grupo de clase turista había una mujer con su uniforme del ejército estadounidense que llamó la atención de los demás pasajeros.

Ya dentro del avión, mientras cruzaba el pasillo de primera clase, la soldado no se esperaba un hermoso detalle de parte de otro pasajero del vuelo antes de que tomara su asiento en la clase turista.

“Lo siento, señora. Estoy en su asiento”, dijo el hombre a la soldado.

Ella estaba extrañada porque sabía que su puesto era el 31 B en clase turista, pero el hombre insistió en que ocupara el asiento que era de él en primera clase. La soldado aceptó el detalle y ambos intercambiaron de asiento.

Otra pasajera del vuelo, Jessica Titus, notó el noble gesto del hombre y decidió hacerle una nota con una invitación. La pasajera le pidió a una de las asistentes de vuelo entregarle una carta que decía: “Por favor, acepta una bebida o algo de comer por mi cuenta. Si todos trataran a la gente como tú trataste a esa mujer militar, el mundo sería un lugar mejor”.

Al escribir la nota, Titus adjuntó un par de billetes como regalo a tan admirable persona. Sin embargo, el hombre declinó la oferta pero apreció el gesto de Jessica. El pasajero explicó que no esperaba nada cambio, solo trataba de hacer las cosas bien, eso es lo único que hace un mundo mejor.

La publicación de Facebook ha llegado a tener más de 39 mil reacciones, lo que demuestra que un simple acto de bondad hecho por una persona común y corriente, tiene un gran impacto.

Jessica Tutis / PxHere

Es increíble la bondad que tienen muchas personas hacia los soldados de su país. Este hombre demostró una clara admiración hacía quienes protegen su nación.

Te invitamos a ser igual de considerado en tu día a día, así harás un mundo mejor. Comparte esta hermosa acción con tus amigos.