Recientemente, se produjo una gran polémica en las redes por la expulsión de una pareja de ancianos que abordaron un avión para volar desde Ámsterdam a Madrid.

Muchos pasajeros denunciaron el hecho en sus redes sociales condenado la expulsión de los ancianos que se vieron obligados a abandonar el avión en medio de una incómoda situación en la que fueron discriminados simplemente por no hablar inglés.

Los ancianos no pudieron llegar a su destino, uno de los pasajeros grabó un vídeo con su teléfono móvil que se ha hecho viral, en las escenas se ve cómo el señor y su esposa mantuvieron una discusión con personal de la línea aérea.

El personal de la aerolínea KLM intentó mover su maleta de mano de mala manera y el señor les pidió que la dejaran en el mismo sitio que la movería con delicadeza porque en el interior del equipaje tenía un ordenador, al no poder entender el mismo idioma surgió la discusión.

Al parecer no había ningún miembro de la tripulación que hablara español y que fuera capaz de comunicarse con ellos, el piloto alegó que sería imposible comprenderlos.

El señor se dirigió al resto de los pasajeros para explicar lo que ocurría y varios manifestaron su apoyo, “estamos con usted, nos vamos a quejar por usted”, se escuchaba.

Un grupo de pasajeros tratan de impedir que la pareja de ancianos sea expulsada pero no tuvieron éxito, fueron obligados a evacuar el avión y no pudieron viajar.

“Qué vergüenza de compañía es KLM”, denunció uno de los pasajeros que fue testigo del hecho.

CNN

Hasta el momento la línea aérea no ha ofrecido declaraciones sobre el caso a pesar de que el vídeo le ha dado la vuelta al mundo, y miles de personas han manifestado su indignación por el trato inapropiado que recibieron los ancianos.

Además, condenan que ningún miembro de la tripulación fuera capaz de comprender el español para atender a las necesidades de los pasajeros. Alegan que deberían ofrecer un mejor servicio a los usuarios y garantizar sus derechos.

Nada podrá compensar el amargo momento que vivieron los ancianos, ni las consecuencias de no haber podido llegar a su destino como lo tenían programado. Afortunadamente, los pasajeros que fueron testigos del acto de maltrato que sufrieron sí alzaron su voz para difundir el caso apoyándolos.

Hechos como este no deberían volver a ocurrir, todos podemos asumir el compromiso de luchar por un  mundo más justo y tolerante. ¡Compártelo!