Para los niños el llanto es una manera de expresar sus necesidades físicas o emocionales, para algunos adultos puede ser perturbador el desespero de un bebé por la impotencia de no saber cómo ayudarlo ya que a veces se dificulta detectar el problema.

Lo importante es aprender a comprenderlos, y tener plena disponibilidad de atenderlos con el amor y el respeto que se merece un ser humano tan vulnerable e inocente que depende del cuidado de los adultos para sobrevivir.

Lamentablemente, no todas las personas son capaces de valorar a los niños y en lugar de ayudarlos cuando lloran por algún malestar expresan su molestia y falta de paciencia y empatía.

Tal como lo hizo este sacerdote en Francia mientras celebraba el sacramento del bautismo de un niño pequeño agrediéndolo físicamente porque le molestaba su llanto.

Las escenas quedaron grabadas en vídeo y se aprecia cómo el sacerdote le pega en la cara frente a sus padres.

Uno de los presentes grabó con su teléfono móvil lo que ocurría y desde que se compartió el vídeo en las redes sociales ha causado una ola de indignación, muchos usuarios condenan la inapropiada conducta del sacerdote que maltrató al pequeño en reiteradas oportunidades.

El niño lloraba con desespero frente a la pila bautismal mientras el párroco lo sujetaba por su cabeza con fuerza y repentinamente le propina un golpe con la palma de la mano.

Todos los testigos se mostraron sorprendidos e indignados ante la actitud del padre que agredió al indefenso bebé, el padre del niño logró alejarlo y tomarlo en sus brazos para protegerlo.

YouTube

Hasta ahora no se han podido conocer los detalles del lugar donde se produjo la escena, ni la identidad del sacerdote que protagonizó el acto de violencia.

No hay justificación alguna para agredir a un niño, alza tu voz contra el maltrato y comparte este estremecedor caso.