Mc Kenzie Kinley, de 9 años, estaba en Citrus Heights en California, Estados Unidos en la casa de su padre y quiso darse un baño en la piscina.

La pequeña estaba disfrutando cuando un terrible accidente desencadenó una tragedia de daños irreversibles. Ella tocó una lámpara en el interior de la piscina que acababa de ser reparada.

A pesar de que la lámpara se arregló el proceso quedó incompleto, no fue sellada correctamente y cuando la pequeña hizo contacto con ella recibió una fuerte descarga eléctrica.

No tomaron en cuenta el peligro de que alguien al sumergirse en la piscina tocara el foco eléctrico y fuera electrocutado.

Lamentablemente no hubo nada que los médicos pudieran hacer para salvar a Mc Kenzie, la niña falleció tras sufrir lesiones muy graves.

El padre de la menor, Cliff Kinley, está devastado, relató que en el momento del accidente además de Mc Kenzie había otros cuatro niños bañándose en la piscina que afortunadamente resultaron ilesos.

Reciben ayuda psicológica para recuperarse de una experiencia tan dolorosa y traumática.

“Uno nunca piensa que esto podría suceder. Es muy trágico”, lamentó Janie Perduta, una amiga de la familia, que comentó que se cayó de rodillas al recibir la terrible noticia, asegura que se conmovió como si hubiese perdido a su propia nieta.

La mayoría de los bañistas no reconocen los graves riesgos de electrocución en el agua, que puede producirse cuando la electricidad generada por un barco, puerto o muelle, o tal como en el accidente que acabó con la vida de Mc Kenzey, por la iluminación de una piscina.

A pesar de que no existen estadísticas acerca del número de fallecimientos por esta causa, porque la mayoría de los reportados están asociados a ahogamientos comunes, los investigadores aseguran que sí son bastante reincidentes.

Después del grave incidente, se han difundido en los medios de comunicación recomendaciones para prevenir hechos similares. La Asociación para la Prevención de Ahogamientos por Electrocución publicó una serie de sugerencias para evitar la electrocución en agua.

1.- Nunca nadar cerca de muelles, puertos o barcos

2.- Al sentir un hormigueo durante un baño en un lago o una piscina, lo recomendable es salid de inmediato y desconectar cualquier fuente de electricidad.

3.- Si ve a alguien que recibió una descarga eléctrica en el agua envíele un salvavidas o intente sacar a la persona del agua usando un material que no sea conductor de electricidad.

4.- No desplace a la persona afectada hacia la potencial fuente eléctrica

5.- Resaltan que nunca se debe saltar al agua para ayudar a una persona electrocutada porque hay peligro de recibir una descarga también

En medio del profundo dolor que embarga a la familia de la pequeña fallecida han querido a través de su trágica experiencia advertir a otras personas sobre este peligro que a veces es subestimado. Compártela.

Te recomendamos