En Reino Unido, cada 5 de noviembre se celebra la noche de las hogueras. La festividad, también conocida como la noche de los Fuegos Artificiales, o la Noche de Guy Fawkes, conmemora el complot de un grupo de instigadores que trataron de volar el Parlamento de Londres hace más de 400 años.

Como parte de los festejos, se encienden fuegos artificiales y hogueras para quemar muñecos que imitan a los conspiradores, algo similar a lo que en el resto del mundo sucede en Noche Vieja.

Pero el pasado 5 de noviembre pasará a la historia como el más trágico día para el mundo animal, después de que el adorado Winston, un perro rescatado, muriera a causa del pánico que le produjo el ensordecedor sonido de los petardos.

Winston tenía 8 años de edad y falleció de un ataque al corazón ¡Es desgarrador!

Winston estaba bajo un riguroso cuidado en el refugio Dogs for Rescue, y los trabajadores del lugar, sabiendo el terrible efecto que causan los petardos en los animales, esperaron a que todo estuviera calmado para dejarlos salir.

Pero tristemente, precisamente cuando habían salido comenzó un nuevo estallido, causando la histeria de todos los perros, que salieron despavoridos sin que el personal del refugio pudiera controlarlos.

Algunos corrieron hacia el refugio, pero el pobre de Winston estaba desaparecido

Winston, preso del terror, se había arrrastrado para guarecerse bajo un tablado de madera y así protegerse del estruendo tan molesto de los fuegos artificiales. Cuando finalmente dieron con su paradero, los cuidadores rompieron a llorar al darse cuenta que los días de Winston habían llegado a su fin. 

Winston fue encontrado escondido bajo una terraza, pero el impacto fue tal que tuvo un ataque al corazón fulminante, y ya nada pudieron hacer.

Si el final de Winston es demasiado triste, su pasado no lo es menos. Tras una vida de terrible maltrato en Bulgaria, Winston fue rescatado en 2016 por una organización benéfica y trasladado al refugio donde permaneció hasta ahora.

Pronto descubrieron que tenía una enfermedad cardíaca, que le empezaron a tratar

La propietaria del refugio, Emma Billington, ha compartido el profundo dolor e indignación frente al injusto final del valiente Winston, por el que extremaron mimos y cuidados durante todo este tiempo.

Time for snack 😍 Winston is still eating well and taking his tablets too like a good boy. Just under a week now until our check up with the cardiologist.If anyone would like to help towards his vet care (as our initial bill was £993 and more bills are to come) then our PayPal address is dogs4rescue@live.co.uk Many thanks for your support and very kind words xxx

Publicada por Dogs 4 Rescue en Martes, 13 de marzo de 2018

“Cuando llegó al albergue tenía miedo de todo, odiaba cualquier sonido fuerte”, dijo Emma.

“Era el perro más leal que he conocido y su muerte para nosotros es una verdadera tragedia”, continuó.

Dogs for Rescue acoge a perros maltratados de diferentes partes del mundo, como Rumanía, Chipre y Bulgaria. Los alojan en un ambiente de plena libertad, sin necesidad de jaulas.

Emma quiere que la muerte del amado Winston no haya sido en vano e insta a denunciar el grave daño que pueden provocar en los perros los fuegos artificiales.

“Tenemos que decirle a la gente lo malo que es para los perros. No hay necesidad, en la época en la que nos encontramos. Esto lo ha matado. Toda su vida estuvo sufriendo a manos de los humanos”, dijo entre lágrimas.

La propietaria del refugio sugiere que una única solución cabe al respecto: la prohibición de ese tipo de detonaciones cerca de los refugios de animales, o en zonas residenciales donde se presume que habitan los perros con sus familias.

Facebook / Dogs For Rescue

Es indignante que el pobre Winston haya tenido que pagar con su vida la negligencia de los humanos.

Cuánto tuvo que haber sufrido para tener auténtico pánico a los sonidos fuertes, y justo un estrepitoso sonido acabó con su corazón para siempre. Comparte esta noticia para crear conciencia. ¡Vuela alto, Winston!