Cuando un niño se enferma, los padres resultan presos de la angustia y lo único que desean es su pronta curación; es entendible que muchos de ellos deseen que los dolores y sufrimientos de sus pequeños se los pasen con tal de verlos correr y jugar como de costumbre.

Pero cuando un dolor común se vuelve en algo más serio, entonces entra el pánico.

Es lo que les sucedió a los padres de una niña de 8 años en la India, quienes quedaron aterrorizados cuando los médicos les dijeron que el cerebro de su hija estaba infestado de  huevos de tenia, tras padecer fuertes dolores de cabeza.

La pequeña había ingresado en el Fortis Hospital tras los fuertes dolores e intentendibles ataques epilépticos durante seis meses.

Una tomografía computarizada mostró la presencia de más de 100 quistes en el cerebro que, de hecho, eran huevos de tenia, que llegaron a su cerebro a través del torrente sanguíneo del estómago.

Según los médicos, a la pequeña le diagnosticaron neurocisticercosis y debido a tantos quistes, tenía tal inflamación en el cerebro que necesitó esteroides prolongados que le permitieron ganar 20 kg, ya que su estado general estaba debilitado y era incapaz de caminar.

Sin embargo, a pesar de la gran cantidad de medicamentos, sus ataques epilépticos y los dolores de cabeza, permanecían.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce la infección del sistema nervioso central provocada por los huevos de tenia como una de las principales causas de epilepsia. Según la OMS, la neurocisticercosis es la causa de epilepsia que se puede prevenir con mayor frecuencia en todo el mundo y se estima que causa el 30% de todos los casos de epilepsia.

Su escáner cerebral mostró más de 100 puntos blancos, formados debido a los huevos de la tenia. Esta infección es causada por comer accidentalmente alimentos infestados por tenias.

“Cuando los huevos llegan al cerebro a través del sistema nervioso, causan neurocisticercosis, que se caracteriza por un severo dolor de cabeza, ataques epilépticos y confusión”, dijo el Dr. Praveen Gupta, Director de Neurología del Hospital Fortis.

“La menor fue ingresada casi inconsciente y su tratamiento comenzó reduciendo su hinchazón con descongestionantes y luego con esteroides y gradualmente los quistes (huevos de tenia) fueron tratados al comenzar la terapia antihelmíntica con albendazol en observación”.

Los expertos creen que una prevalencia tan alta de ataques epilépticos adquiridos requiere una mayor conciencia sobre las medidas de seguridad que se deben tomar durante la cocción de los alimentos.

Los padres están excepcionalmente felices de que, en tan poco tiempo, la niña se haya recuperado lo suficiente como para volver a la escuela y jugar.

India Today

“No teníamos ni idea de que nuestra saludable y alegre hija pudiera tener una enfermedad tan terrible. Pero creo que somos muy afortunados de haber llegado hasta aquí y obtener el tratamiento adecuado”, dijo el padre de la pequeña.

“La infestación de la tenia del cerebro es causada por comer frutas y verduras mal lavadas, así como carne mal cocida infectadas por la solitaria del cerdo”, dijo el Dr. Gupta.

La pequeña es afortunada de haber llegado al lugar correcto en el momento correcto y ahora tiene un futuro por delante gracias a la acertada intervención médica. Sin embargo, es una advertencia para muchos padres sobre el especial cuidado que deben poner al ingerir determinados alimentos.

¡No dejes de compartir esta impactante noticia con tus amigos!